La vida sigue igual

Marruecos ha conseguido dar la vuelta a la tortilla al sacudirse la culpa para arrojarla sobre el Gobierno de España. Para muestra, un botón: instantes