Hace 25 años

Sanlúcar de Barrameda y Melilla se volvían a encontrar. De la localidad gaditana partió Pedro de Estopiñán hace 500 años para colgar la enseña ducal de Medina Sidonia, prolegómeno de la españolidad de Melilla. Por tanto, la ciudad estaba obligada a reconocerlo y una representación melillense encabezada por su presidente Ignacio Velázquez había visitado Sanlúcar por considera que sin esta visita los actos estaban incompletos. “Lleno de satisfacción”, Velázquez afrontaba el tramo final de la conmemoración histórica en la que “no podemos fallar porque todo está ya hecho y ahora sólo queda recoger los frutos de este denso trabajo”. Además, al mando simbólico de la duquesa de Fernandina partió hacia Melilla con el pendón de Sanlúcar de Barrameda una escuadra náutica.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€