Entrevista a Eduardo de Castro, presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla

El espacio digital La Rueda de Melilla Hoy Premium, recoge esta semana la entrevista que Enrique Bohórquez López-Dóriga, editor y presidente del periódico, ha realizado al presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro. La entrevista repasará la vida política de Eduardo de Castro, desde sus comienzos hasta la actualidad.

En mayo-junio del 2023, terminará su carrera política, según sus propias declaraciones. Háblenos de sus comienzos en la política.

– Empezó con mi afiliación a Ciudadanos, un partido a punto de extinguirse, que llevaba una idea muy clara sobre cómo hacer una política distinta, desde un punto de vista liberal-progresista, y una serie de ideas de regeneración y de cambios, que fue lo que me llevó a entrar por primera vez en política. Tuve una legislatura de oposición sin insultos ni aspavientos, simplemente haciendo mi trabajo profesional y luego, como diputado. Etapa en la que se hicieron muchas cosas.

Posteriormente, en 2015, se produjo algo parecido a lo que ocurrió en 2019 y a lo que seguramente, pasará en las próximas elecciones: que no había mayorías.

Imbroda no tenía clara su presidencia y, a pesar de que se me ofreció la presidencia por parte del CpM, PSOE y PPL, dije que no, porque yo en un principio, no quería ser presidente.

Recuerdo que durante una reunión se que hizo a petición de Juanjo Imbroda, de carácter secreto, le comenté que no se preocupara porque, aunque yo no iba a votarlo, tampoco cogería el compromiso de la presidencia de la Ciudad. Entonces le dije claramente que él cogería de nuevo el mando de la Ciudad, entre otras razones, porque no quería serlo yo.

Lo que no entendí, es cómo después de que Paz Velázquez, tras tirarse una legislatura entera de insultos y amenazas en contra del gobierno del PP y concretamente del Sr. Imbroda, resulta que tuvo premio. O sea, que a la persona que me insulta y me dice de todo, la hago vicepresidenta primera y le doy una consejería; incomprensible. Es algo que yo jamás hubiera hecho.

Ya en el año 2019, tras los resultados, la llave del Gobierno la tenía yo.

En esa campaña, hice una promesa, que fue la de no hacer presidentes con mi voto, ni a Juan José Imbroda, ni a Mustafa Aberchán, por razones distintas y quizás, algo parecidas; y lo cumplí.

El entonces mi partido (Ciudadanos), me indicó que se pactara preferentemente con el PP; con el PSOE, cuando se pudiera y nunca con VOX y fue lo que hice, porque el PP estaba pactando con VOX y el PSOE era posible. Esta decisión se le comunicó a Juanjo Imbroda y advertí además, al secretario de organización de mi partido.

– Su partido (Ciudadanos) ¿le dijo en ese momento que no votara en contra del PP o que no se votara a sí mismo?… o no se lo dijo

– Si, el partido me advirtió que había un acuerdo con el PP, y yo le dije que el acuerdo era si el Sr. Imbroda se iba. No iba a incumplir mi promesa de no querer como presidente a Imbroda. Respondí que con mi voto, ni fue en el 2015 presidente, ni lo iba a ser en 2019, a pesar de que me ofreciera la vicepresidencia primera y una consejería.

Cuando Imbroda me pidió la abstención, le comenté que me abstendría si él iba a ser el único que se presentaba, pero no contaba con que yo también me presentaría.

En el momento de mi investidura, Imbroda ofreció la imagen más impresentable que se podía dar y que no se va a borrar nunca de la memoria, fue aquella agresión que me hizo, imagen que apareció en todo el mundo.

– Los gobiernos de coalición, son muy fáciles de hacer, pero muy difíciles de mantener en buen estado. Al borde del final de su etapa política ¿volvería a hacer lo mismo?

– Volvería a hacer lo mismo, aunque, evidentemente, la forma de gobernar no es la que yo quiero.

Nos estamos olvidando de algo fundamental, que son los inicios. Los inicios fueron con un Gobierno bastante bien diseñado y de mucho control por mi parte, que se fue al garete por la famosa sentencia del Tribunal Supremo. 

En el reparto de las consejerías, yo tenía asignadas Administraciones Públicas y Hacienda, además de Seguridad Ciudadana, pero después de esta sentencia, me quitaron las dos áreas más importantes.

Es muy complicado un gobierno en coalición, pero me temo que a día de hoy no habrá ninguna mayoría absoluta.

– Tienes la capacidad de cesar a los miembros del Gobierno…

– Si yo ceso ahora mismo a alguien, me cargo al Gobierno y no quiero hacerlo, porque la alternativa que quedaría, que es el señor Imbroda, no la quiero. Te recuerdo que el día de la investidura dijo que lo iba a dejar y ahí sigue, con un proyecto de diez años.

La campaña ya ha empezado. Hasta que llegue el día de las próximas elecciones seguiré haciendo mi trabajo, que no es fácil y, ni soy un florero chino, ni la gran madre de nadie, como alguno va diciendo, y parece mentira que gente que sabe más de lo que dice, y que han sido testigos de algunas situaciones… ahora digan lo típico de no te ofendas, pero es que estamos en campaña. Mire, hay que ser serio, y desgraciadamente no hay gente muy seria. Esto ya está ocurriendo e irá a más, seguro.

Melilla tendrá que pasar este camino que le queda y verá que pasa en las próximas elecciones, pero no pinta bien para nadie.

– ¿Cómo ve Melilla?

– A Melilla la veo en una situación muy complicada, no solo en política, sino en todo lo que la rodea en el plano internacional.

– ¿Cómo le gustaría que le recordaran?

– Pues como a una persona que cumplió su palabra. Yo soy partidario de una vida política de dos legislaturas, que son las que he tenido, una en la oposición y otra en la presidencia.

Como soy consciente de que mi partido no va a existir, ni tengo otro partido, ni me pienso afiliar a ninguno, así que no me interesa estar solo en la oposición, de convidado de piedra… aunque tengo ofertas de otros partidos nacionales, a los que les he dicho que no.

Pienso que he cumplido mi misión. He hecho todo lo que puedo, y otras cosas que nadie sabe.

La gente puede decir de mi lo que quiera, mientras que no insulten. Yo tengo la conciencia muy tranquila. He tenido siempre un concepto de servidor público y sigo teniéndolo. Me parece que la política es una herramienta fundamental, pero no me gusta como se hace política en este país. Creo que he intentado desde el primer día, luchar por el interés general. No me gustan los abusos, no me gustan las administraciones teledirigidas y no me gusta el clientelismo, ni venir a la política a vivir del cuento, cuando hay gente muy preparada, que ha luchado mucho y que es mileurista.

Esto no puede ser un cortijo, ni del señor Eduardo de Castro, ni del señor Imbroda… ni de nadie, y lamentablemente, esto lo ha sido y se pretende por algunos, que siga siéndolo. Para esto, a mi no me van a encontrar. Me voy con la cabeza muy alta y con la conciencia tranquila.

Tanto el PP como el PSOE, son partidos nacionales necesarios en la Ciudad, pero el Partido Popular se está equivocando, sin esa renovación que están pidiendo algunos desde hace muchos años.

Creo que hay gente interesante tanto en el PP, como en PSOE o CpM, que podrían hacer cosas en esta Ciudad, pero hay que buscar cambios y no se están buscando, por lo que vamos a tener más de lo mismo.

– Antes de finalizar la entrevista, ¿quiere añadir algo más?

– Agradezco esta oportunidad y reiterar que seguiré haciendo lo que me corresponde, con un norte muy claro: que Melilla pise Europa de verdad, porque los europeos se están fijando ya en nosotros y es crucial salir ya de nuestro entorno, de esta isla en que estamos metidos, y que nos consideren. Porque si no conseguimos el fortalecimiento de nuestra personalidad jurídica, no seremos fuertes para que lo que pueda venir, y eso pasa inexorablemente, por el Gobierno de turno de la nación y porque la Unión Europea se nos tengan muy en cuenta.

Es la tercera vez que, a través de mi intervención, Melilla se pone en el mapa dentro del Parlamento.

No nos podemos olvidar, y lo dije en Bruselas, que somos junto a Ceuta, las únicas ciudades Españolas y Europeas en África y por tanto, aunque con muchos inconvenientes, tenemos que saber usar esa ventaja.

Un comentario

  1. Agradezco a este señor ,que sea uno de los muchos que hay, que vayan deteriorando la política no solo melillense sino racional, al amparo de sus propias convicciones, pues tal vez, estos comportamientos sean el principio de un final necesario para que la política en toda la grandeza y honorabilidad que su nombre indica tener, sea una realidad en este pais, que tanto la viene necesitando..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€