Escribe para buscar

Opinión

Dunia Almansouri ningunea al presidente de la Ciudad

Compartir
De Castro

Por: José Megías Aznar, Melilla.levantate@gmail.com

Sabíamos que la relaciones entre los miembros del bodrio de gobierno que tenemos no eran buenas, pero de ahí a faltarse el respeto institucional hace que sea un gobierno con mala educación.

La señora Almansouri es la delegada del presidente para la UNED-Melilla y como tal tiene que velar por el respeto institucional. D. Eduardo de Castro podrá caer bien o mal, pero ostenta la Presidencia de la Ciudad y representa a todos los melillenses.

Este viernes se inaugura el curso de la UNED-Melilla por segunda vez en este año. En la invitación que amablemente he recibido dice: El presidente del Consorcio y el director… le invitan… Es decir que el presidente del Consorcio que a su vez es el presidente de la Ciudad es el organizador y responsable del acto.

Si analizan el programa verán que Dunia Almansouri ningunea al presidente colocándolo en el punto cuarto de siete.

El Ordenamiento General de Precedencias del Estado quedó establecido en el Real Decreto 2099/1983, de 4 de agosto. Es la única legislación al respecto en España de carácter nacional. Las comunidades autónomas y las corporaciones locales pueden disponer de su propia normativa para sus territorios, sin que su aplicación suponga vulnerar el orden establecido en dicho Real Decreto.

Pues bien, esta normativa dice:

El protocolo será determinado por el organizador, preside quien organiza, si no ocuparía un lugar inmediatamente a la Presidencia. 

El hecho que nos ocupa es un acto institucional de un organismo adscrito a la Ciudad Autónoma que lo financia muy generosamente. Y más en el próximo 2022 que le iban a incrementar en 300.000 euros, pero lo van a dejar en 180.000 euros (150.000€ más 30.000€), para cumplir el compromiso electoral de CPM con la realización de diversas actividades con el objetivo no manifiesto del posible Instituto de estudios amaziges y neutralizar en este tema a la Consejería de Cultura. Paris vaut bien une messe. “París bien vale una misa”, aunque sea en tamazight.

Le corresponde al presidente ocupar la Presidencia y podría cederla o compartirla con otra persona que sea titular de otra institución. En el caso que nos ocupa sería el rector de la UNED, no su delegado. Ya que es un acto institucional del Consorcio como reza la invitación.

No sólo no ocupa el último lugar de honor, sino que lo sitúa al presidente como un elemento más de programa, ya que detrás de su intervención ponen: Reconocimiento al profesorado y PAS del Centro.

Una observación sobre el aspecto formal del programa. Ponen a todos los intervinientes el título Don, pero al más ilustre de la mesa (académicamente hablando) lo tratan como a uno que pasa por allí, que es el ponente. Tendrían que haberle nominado como Dr. D. Juan Avilés Farré, catedrático de Historia Contemporánea de la UNED. Ya que quieren hacer un acto universitario. 

Igualmente, no cuidan la ortografía, alguno tuvo que pasar curso sin aprobar como quieren hacer ahora.

Como dice Cervantes en capítulo 28 de la segunda parte del Quijote: “NO ES LA MIEL PARA LA BOCA DEL ASNO”.

Para terminar, un consejo protocolario de Quevedo: “Te recibirán como te presentes y te despedirán como te comportes”.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *