Un grupo de menores apedrean una ambulancia que acudió a La Purísima para prestar asistencia sanitaria

Centro de menores de La Purísima

Según la denuncia interpuesta por el personal del 061 ante la Guardia Civil, una de las trabajadoras sanitarias de la ambulancia “recibió un manotazo en su glúteo” por parte de uno de los menores que estaban allí congregados

Una ambulancia del Servicio de Emergencias y Urgencias 061 sufrió el domingo un apedreamiento por parte de menores tutelados cuando acudió al centro de protección de La Purísima a prestar asistencia sanitaria a uno de los menores acogidos, el cual también participó en el lanzamiento de piedras. Según la denuncia interpuesta por el personal del 061 ante la Guardia Civil, una de las trabajadoras sanitarias de la ambulancia “recibió un manotazo en su glúteo” por parte de uno de los menores que estaban allí congregados, lo que les llevó a prestar la asistencia sanitaria en el interior del vehículo sanitario.

En un comunicado de prensa, la Dirección Territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) en Melilla ha informado de que los hechos ocurrieron el domingo en el interior del centro de menores, los cuales ha condenado “enérgicamente”.
La administración sanitaria informa de que, según la denuncia interpuesta por el personal de la ambulancia ante la Guardia Civil, los sanitarios se desplazaron al centro de acogida para trasladar al Hospital Comarcal a “un menor que presentaba lesiones en la clavícula”.
Una vez que la ambulancia entró en La Purísima, el personal observó que un menor de edad estaba tendido en el suelo junto a la enfermera del centro y una multitud de menores, alrededor de 50, aproximadamente, “todos ellos sin mascarilla”.

“Manotazo en el glúteo”
De acuerdo con la denuncia, mientras la técnico asistía al menor que se encontraba en el suelo, “recibió un manotazo en su glúteo de una persona, no pudiendo precisar quién pudo ser de entre todos los menores que se encontraban en el lugar”.
Acto seguido, entre ella y su compañero, trasladaron al menor para poder asistirlo con más tranquilidad al interior de la ambulancia y, al valorar el estado de la lesión del menor, y de acuerdo con las instrucciones recibidas por teléfono por el medico regulador, se decidió que no debía ser trasladado al hospital.
Esta decisión de los sanitarios no fue aceptada por el menor quien, al parecer, lanzó piedras.
Asimismo, cuando los sanitarios abandonaron el lugar, “recibieron el impacto de varias piedras en el coche ambulancia produciéndole varias abolladuras”, según refleja la denuncia presentada por el personal de una ambulancia del Servicio de Emergencias y Urgencias 061.

Pide colaboración
El Ingesa ha condenado estos hechos y ha mostrado su solidaridad con el personal de la ambulancia, del que ha dicho que “presta de manera ejemplar un servicio público esencial para la ciudadanía”.
Asimismo, ha pedido la colaboración de la dirección del centro para que se identifique a los responsables y, con ello, se disuada para que estos hechos puedan volver a suceder. 

Las pedradas empezaron porque el “supuesto dolorido” quería “rayos”

Según fuentes del personal del 061, el lanzamiento de piedras lo empezó el menor para cuya asistencia sanitaria se había desplazado la ambulancia al centro de La Purísima. El “supuesto dolorido”, de acuerdo con estas fuentes, “no tenía ninguna lesión” y empezó a mostrar “agresividad” al manifestar que quería “rayos”.
Señalaron que este menor hacía “muchos aspavientos” con ambos brazos, pese a que supuestamente estaba herido de uno de ellos, y “cada vez estaba más alterado porque se le dijo que no le hacen falta los «rayos»”. Todo ello, mientras un grupo de menores se dedicaba a abrir las puertas de la ambulancia con la intención de sacar la camilla. “El supuesto herido, afirmaron fuentes del 061.
Lamentaron que el 061 acudiera al aviso y se encontrara en el patio a más de 50 menores con «ganas de fiesta», sin cuidadores ni vigilante de seguridad, y que “uno detrás de otro” se dedicaran a “tocarle el culo” a la profesional sanitaria que acudió en la ambulancia.
Asimismo, desde el 061 apuntan que, una vez en la base, volvieron a llamar al número desde el que habían recibido la llamada y lo descolgó un menor. Al parecer, se trataba del móvil de la enfermera del centro, que se lo habían robado en mitad del incidente.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas