Los empresarios locales, “hartos de promesas incumplidas”, dicen que “Melilla está muerta”

La Confederación Melillense de Empresarios (CEME-CEOE) ha mostrado el “hartazgo” de la patronal y de la ciudadanía melillense en general por las “promesas incumplidas por la Administración local y la del Estado” y ha asegurado que “Melilla está muerta” después de una “grave situación” que dura ya varios años. La CEME-CEOE, en un comunicado de prensa muy crítico con las administraciones central y local y sus responsables de ahora y legislaturas anteriores, ha dicho “ya está bien” a los políticos de Melilla, advirtiendo de que, de seguir así, se podrá decir de Melilla que “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

La patronal ha recordado que se cumplen cuatro años de las manifestaciones que convocó para pedir junto a “miles de melillenses” una frontera fluida y segura y un presente y un futuro para la ciudad, encabezadas por una pancarta con el lema “Melilla, se muere”, a las que se sumaron muchos de los políticos que hoy ostentan cargos de responsabilidad en las administraciones central y local.
“Entonces estaban en la oposición, se unieron a nuestras peticiones y prometieron solucionar todo en cuanto llegasen al poder”, ha recordado la CEME, aludiendo también a los populares, que estaban tanto en el Gobierno local como en el nacional, y que “se negaron” a atender a los empresarios que se concentraron, acusándolos de “estar manejados por la oposición”.
“Después de cuatro años estamos igual o peor, pero Melilla ya no se muere. Como reconoció recientemente el mismo político que nos recriminó antaño esta pancarta, Melilla está muerta”, ha lamentado la CEME-CEOE, señalando que “la pandemia y las ansias anexionistas del Rey de Marruecos poco han ayudado a mejorar la grave situación”, además de “las consecuencias” de la guerra de Ucrania.
La CEME acusa al actual gobierno local de ser “una amalgama de intereses electoralistas” y de tener “una incapacidad manifiesta para ponerse de acuerdo en lo esencial, en gestionar una Administración bien regada de fondos -locales, nacionales y europeos- para transformar una estructura económica que -de golpe, pero no de improviso- se ha visto abocada al colapso”.
Reprocha al Gobierno de Melilla que no sea capaz de unir sus fuerzas con la Delegación del Gobierno, pese a que el PSOE “presume de tener línea directa con la Moncloa”, ya que “de nada ha valido hasta ahora”, ya que las propuestas de mejoras planteadas como enmiendas consensuadas entre el PSOE local y CPM o las presentadas por el PP, han sido rechazadas por el PSOE en el Parlamento.

“No han cumplido nada”
Cuando se cumplen tres años del cambio de Gobierno de Melilla y casi un año más desde que Sánchez entró en la Moncloa, la patronal se pregunta “qué es lo que han cumplido unos y otros del programa electoral que se comprometieron a ejecutar o de lo que se podía esperar de ellos”.
“Nada para exigir la reapertura de la aduana comercial, nada de la subida efectiva de categoría a 3C y la necesaria ampliación del aeropuerto (solo el pretendido “bautizo” con una nueva denominación sesgadamente ideológica), nada del pantalán para los cruceros, nada de abaratar los precios de los billetes aéreos, nada de mejoras en el contrato marítimo (mismos precios, peores rotaciones, peores barcos, menos acomodaciones en camarotes), nada de incrementar los efectivos de las FCSE y los medios materiales en la defensa de nuestra frontera, la pérdida de subvenciones para cursos de formación para desempleados (4,7 millones entre 2020 y 2021), nada de traer a Frontex como ofreció la UE, nada de pedir en Bruselas fondos extraordinarios para compensar nuestra situación ante la inmigración irregular en la Frontera Sur de Europa o solicitar los beneficios de asimilarnos a la regiones ultraperiféricas, rechazo a la propuesta de intentar que Ceuta y Melilla queden incluidas -de forma indubitable- en el paraguas de la OTAN, nada de incrementar los efectivos militares o crear una Escuela de alguna de las especialidades del Ejército o de las FCSE nada de dotar de más medios humanos y materiales al Hospital Comarcal mientras se pone en funcionamiento el nuevo, etc. Todo ello, es responsabilidad del Gobierno de España”, apunta la CEME.
En cuanto a los políticos locales que ostentan el Gobierno de la Ciudad, la CEME reprocha que únicamente han aportado “palabras e infografías de grandes actuaciones”. “Entre ellas, la ampliación del puerto y un aeropuerto internacional sobre ella, el edificio de Correos del que ni siquiera han licitado la redacción del proyecto de ejecución, del nuevo estadio olímpico nada se sabe, de otro pabellón deportivo y otra piscina olímpica -cuando la actual sigue cerrada- no se ha vuelto a hablar. Ahora, para empezar la nueva campaña electoral, nos venden una nueva ciudad universitaria con muchas especialidades, un “aquapark”, quitar el muro del parque Hernández para integrarlo aún más en la Ciudad, la desaparición de la Consejería de Turismo -cuando más falta hace- perdiendo 3 millones de euros para desarrollar, entre otras cosas, el famoso hotel “con encanto” en el Cargadero, la regeneración de las playas y el retraso en la contratación del proyecto para el nuevo muelle de grandes esloras, el incesante “baile” de Directores Generales que retrasan la aprobación de muchas actuaciones privadas y públicas”, insiste la Confederación Melillense de Empresarios.

“Estamos hartos”
Por ello, deja claro que “los empresarios -y los melillenses en general- estamos hartos de promesas incumplidas por la Administración local y la del Estado, de las inversiones fantasmas, de la anunciada y fallida regeneración de la vida política, disputas baldías echando mano del “y tú más” cuando no se otras tienen razones, la judicialización de las actuaciones administrativas, las famosas auditorías “de infarto” anunciadas y no realizadas, los errores repetidos y no enmendados en los pliegos de las licitaciones de contratos mayores, de las adjudicaciones por la vía de emergencia a empresas sin capacidad técnica o económica, de no facilitar la concurrencia de pymes locales mediante la división por lotes en la contratación pública, etc”.
Aunque reparte la responsabilidad de todo ello entre los políticos que están en el Gobierno y los que están en la oposición, la patronal también se incluye “por estar callados” y “confiar en los políticos aportando nuestro trabajo y nuestro tiempo acudiendo a cuantos foros y reuniones se nos convoca, proponiendo soluciones y pidiendo actuaciones sin recibir más que silencio o sonrisas y, en el peor de los casos, informaciones que luego resultan inciertas o no ajustadas a la realidad”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas