Escribe para buscar

Deportes

Victoria balsámica

Compartir
El base Gaizka Maiza penetrando a canasta
El base Gaizka Maiza penetrando a canasta

El Melilla Sport Capital Baloncesto vencía ayer al Cáceres Patrimonio de la Humanidad por ocho puntos de diferencia (75-67), cortando así los azulones una racha muy negativa de tres
derrotas consecutivas

Los de Arturo Álvarez, con Nikola Rakocevic como jugador clave, fueron claramente de menos a más, sabiendo reaccionar tras dos primeros cuartos nada satisfactorios.

El Melilla Sport Capital Baloncesto se reencontró ayer con la victoria ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, al que derrotaba por 75-67. Los azulones firmaron una buena segunda parte para imponerse a los extremeños, con un Nikola Rakocevic que ejerció de ‘verdugo’ ante su ex equipo con 20 puntos.
El partido arrancaba de manera extraña. Con un conjunto melillense que rescindía a Bobby Harris y un Cáceres Patrimonio de la Humanidad mermado por las bajas. Los melillenses tomarían las primeras ventajas en el marcador (5-1), pero las sensaciones eran similares a las del choque disputado en Almansa el pasado martes.
Bien es cierto que el conjunto azulón jugaba mejor y reboteaba más que el rival, pero se mostró muy fallón de cara al aro. Por su parte, los de Roberto Blanco imprimían un alto ritmo y lograban adjudicarse el primer cuarto (13-16).
El segundo asalto se inició con intercambio de canastas hasta que dos triples consecutivos de los cacereños le otorgaban una pequeña renta de cinco puntos (24-29), a 5’25” para el descanso. La diferencia no hizo sino más que aumentar hasta los trece puntos (28-41) y con los fantasmas de nuevo apareciendo en el horizonte. Una tímida reacción de los de Arturo Álvarez, en el tramo final de este segundo acto, les permitió bajar de los diez puntos a la conclusión de la primera parte (35-42).
Tras el paso por los vestuarios, el Melilla Sport Capital Baloncesto fue poco a poco reduciendo la desventaja. Los azulones, liderados por un sensacional Rakocevic, le daban la vuelta al electrónico (48-46), tras cinco minutos consumidos del tercer asalto. Los locales crecían en defensa y en ataque, aunque sin locuras, para llegar con cinco puntos de renta al término de este cuarto, 56-51.
Siguiendo la buena dinámica de los últimos minutos del periodo anterior, los de Arturo Álvarez fueron capaces finalmente de abrir una brecha en luminoso (68-56), a seis del final. Los extremeños se agarraban al partido, ante un conjunto melillense que no conseguía romperlo.
A tres minutos el marcador reflejaba un esperanzador 70-60. Los jugadores del decano supieron gestionar los nervios finales y el empuje del Cáceres Patrimonio de la Humanidad para apuntarse una importante victoria por el resultado de 75-67.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *