Sánchez admite que Sahara sea una autonomía de Marruecos para cerrar la crisis y apunta a una reapertura de la frontera

El acuerdo señala como objetivo “restablecer la plena normalidad en la circulación de personas y bienes” y garantiza “la estabilidad, la soberanía y la integridad territorial” de ambos países

El Gobierno ha anunciado este viernes el inicio de un «nueva etapa» en la relación con Marruecos basada en el respeto mutuo y con la vista puesta en garantizar tanto la estabilidad como la integridad territorial de ambos países. Así lo ha manifestado Moncloa en un comunicado después de que el Palacio Real alauí haya informado de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha enviado una carta al rey Mohamed VI en la que manifiesta que el plan de autonomía para el Sáhara Occidental planteado por Marruecos constituye «la base más seria y realista» para lograr una solución a este conflicto. El Ejecutivo subraya que lo hace «para garantizar la estabilidad, la soberanía, la integridad territorial y la prosperidad de nuestros dos países» y da pistas sobre la reapertura de frontera de Melilla, al señalar como objetivo “restablecer la plena normalidad en la circulación de personas y bienes”.

«Hoy iniciamos una nueva etapa de la relación con Marruecos basada en el respeto mutuo, el cumplimiento de los acuerdos, la ausencia de acciones unilaterales y la transparencia y comunicación permanente», ha asegurado el Gobierno, que en ningún momento menciona la cuestión del Sáhara ni confirma lo apuntado por Rabat en cuanto a la postura española sobre el plan de autonomía.

La nueva etapa en la relación se desarrollará en el marco de «una hoja de ruta clara y ambiciosa» y «todo ello para garantizar la estabilidad, la soberanía, la integridad territorial y la prosperidad de nuestros dos países», ha puntualizado Moncloa, que utiliza términos muy similares a los empleados en su comunicado por el Gobierno marroquí.

La frontera de Melilla

Asimismo, ha reiterado la determinación de los dos países de «afrontar juntos los desafíos comunes, especialmente la cooperación en la gestión de los flujos migratorios en el Mediterráneo y en el Atlántico, actuando siempre con un espíritu de total cooperación, y restablecer la plena normalidad en la circulación de personas y bienes, en beneficio de nuestros pueblos», como podría ser la reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla, cerradas desde el 13 de marzo de 2020 por decisión marroquí por el inicio de la pandemia.

El Gobierno apunta así a la eventual reapertura de los pasos fronterizos con Ceuta y Melilla. En el verano de 2018, Rabat procedió al cierre unilateral de la frontera comercial entre Melilla y Marruecos, mientras que a finales de 2019 optó por endurecer los controles contra el contrabando en la frontera con Ceuta. También cabe esperar que se retome el tráfico marítimo, tras dos años sin que se haya producido la tradicional operación de Paso del Estrecho.

Por último, el Ejecutivo ha mostrado su «satisfacción» por «la programación del viaje del presidente del Gobierno para desarrollar la hoja de ruta de esta nueva etapa, así como la invitación para que el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación visite Rabat antes de final de mes», adelantadas por el Gobierno marroquí.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€