Las comunicaciones de Melilla con el resto del mundo

Por Francisco Robles

Aprovechando que la epidemia parece dirigirse a su control –aunque continúe el duro y lento goteo de muertes por su causa-, y siendo consciente de que la actualidad de la ciudad va por otras lindes, no puedo evitar personalizar hoy la columna, a fin y al cabo fuimos cientos de melillenses los que resultamos afectados en estos últimos días, por las cancelaciones que la meteorología causó en nuestros enlaces con la península.

Es cierto que la meteorología no la controla nadie, y que lo ocurrido ya ha pasado y pasará más veces, pero no podemos conformarnos con tamaño argumento, y no sólo se trata de la frecuencia y horarios de los transportes, ¡que también!; da vergüenza ajena ver a nuestros políticos alabar y justificar la paulatina merma de nuestros enlaces con la península, cuando antes las conexiones eran diarias y hoy hay días en los que no podemos viajar a Almería, ni tampoco a Motril o Granada. Pero hoy quiero referirme a su gestión-francamente mejorable-, y a los recursos que la empresa responsable -en este caso IBERIA-, pone al servicio de sus clientes, para mitigar las molestias que pueden llegar a ser auténticos dramas, que tal situación causa.

Y paso a dar pistas, no es de recibo que IBERIA no tenga oficina de handling en el aeropuerto de Sevilla –un aeropuerto que ha anunciado una expansión extraordinaria-, para atender y dar rápida respuesta a situaciones como las que se dieron el pasado domingo; ello obliga a hablar a través de interlocutores (handling o partners de tierra), que deben de esperar autorización para todo, salvo para lo principal -buscar opciones para lograr llegar a tu destino-, lo que te obliga a contactar con un call-center, y ya saben lo que ello significa (sobrecargas de líneas, esperas eternas, interrupciones de llamada,..). Tampoco la tiene en Almería, así que ya saben el circuíto.

Pero no acaba aquí mi vía crucis de usuario de IBERIA, cuando concretaron la alternativa para llegar a Melilla, ¡vía Madrid y en dos días!, había que contactar con IBERIA en la T4 de Madrid, para que facilitaran el resto de servicios –hotel y transporte para la noche obligada-, ya que ni en Sevilla ni desde Servi-iberia podían facilitarla.

Lo de los servicios de IBERIA en la T4 merece párrafo aparte, y así lo hago, de entrada las dos oficinas ubicadas dentro de las zonas de embarque, imprescindibles e irrenunciables, estaban cerradas (15-16h del día 28 de febrero); ello obligó a salir de la zona de control para acceder a la oficina de la zona de equipajes y esto fue lo peor, ya que en estas colas –como siempre había y mucha-, se asiste a verdaderos dramas humanos (viajeros sin posibilidad de conexión, familias con niños pequeños obligadas a largas esperas en la terminal, etc..). Si ya de por sí no es un trago agradable por lo dicho, el que en punto donde deben de estar cuatro personas para atender al cliente, sólo haya una –¡no va a haber cola!-, hace que el ánimo se caliente, y pasadas las horas, se te queme y agrie, con el natural cabreo y posible algarada.

La conclusión es triste pero rotunda, no es de recibo el trato dado por IBERIA a sus CLIENTES, y no hay excusas ni causas para ello –ni la epidemia, ni los E.R.T.E., ni el equilibrio del balance de resultados,..-, lo justifican. ¡Pero es lo que hay!

N.A.- Se agradece la presencia del ministro Grande-Marlaska en Melilla, pero he echado de menos que no haya hecho mención alguna a la mejora en la dotación de medios defensivos –individuales para los agentes o colectivos para el control de masas asaltantes-, o a la inmediata orden para proceder a las devoluciones a Marruecos de los retenidos durante el asalto –haciendo uso de un convenio existente para ello y ser refrendadas por la Justicia Europea-, o anunciando el incremento de plantilla –estable y no ocasional- de las FFyCCSE, o que se van a poner los medios para resolver los expedientes de asilo en plazo –evitando así que saltar la valla sea de facto un billete para la península-, o que se implantarán y/o actualizarán los protocolos necesarios con Defensa para el apoyo del Ejército a las FFyCCSE. Lo dicho, se agradece el gesto de cercanía e interés del ministro por los agentes y los melillenses, pero sin duda todo lo no dicho, sería más de agradecer tanto por unos como por otros.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas