La poesía romántica y la violación

Francisco E. Fernández

 La tendencia de los violadores últimamente está en llevar a cabo este acto delictivo de un modo «GranBand», es decir, que varios chicos lo hagan con una sola chica al mismo tiempo, mientras la amiga espera para sufrir la misma suerte.

 Yo intento llegar a alguna conclusión de cómo hemos llegado a esto, y lo único que se me puede ocurrir sobre este modus operandi es: Un chico guapo le gusta a una chica guapa…, pero es siempre el chico guapo el elegido y si esto se repite en muchas ocasiones, su círculo de amistades lo echaría de la pandilla, debido a la envidia que suscitaría en un espacio medio de tiempo. Luego la única solución que le queda a un joven de trece o catorce años es hacer que la chica también lo haga con sus amigos, que vendrán a mitad de faena. La chica también tiene amigas y no la van a dejar sola y tampoco van a denunciar la violación por temor a posibles represalias… Y opino que esta es la perspectiva de la violación real en el presente… Si esto fuese así, este modo de violación se mantendría en el tiempo, porque la vinculación de los jóvenes a sus amigos es su mera razón de estar en el mundo en época adolescente.

Lo que ahora es violación para mujeres que ya han pasado la adolescencia, (entre trece a dieciséis años), en el futuro podría normalizarse como la forma brutal y estándar de hacer el «supuesto» amor.

Desde mi perspectiva, el remedio podría ser bien sencillo:

Siempre hay un momento previo a cada transición de etapas en la vida. En este caso, es la edad comprendida entre los once y doce años la edad última de la niñez que prepara la antesala de la adolescencia, pues es precisamente en este tiempo donde en los colegios hay que dar una asignatura de «Poesía Romántica», que sea sencilla y entendible. Los niños son esponjas que todo lo absorben y si antes de tener deseos sexuales inculcamos la belleza del amor en su conciencia, si estimulamos su sensibilidad, será muy difícil que uno o dos años después vayan violando crías en los lugares que menos imaginamos.

Tenemos que hacer una juventud sensible y no podemos permitir que un poeta sea un “friki con clase”. Ahora, este género literario es más necesario que nunca. Los derechos de las mujeres nunca se verán superados por un hombre que realmente se enamore de ellas. El amor es lo más hermoso que ha surgido en este mundo y ya es hora de promocionarlo.

Esta horrible tendencia ya contabiliza cuatrocientas mil violaciones o abusos sexuales anuales y por eso creo que es el tiempo de que regresen Bécquer y otros poetas que el profesorado considere pertinente para evitar esta brutalidad.

Desde mi perspectiva, quien se enamora no viola a nadie, quien corteja no pega ni maltrata y quien se nutre desde joven de versos llenos de sensibilidad solo podemos esperar de él cosas buenas.

La poesía romántica podría ser el inicio de la lucha contra la violación… Y luchar contra esta atrocidad para prevenirla no creo que sea una opción y sobre todo para la mujer… Algo hay que hacer: Tenemos que prevenir las violaciones y condenar a los violadores…  Los caminos están muy claros… No creo sinceramente que podamos elegir.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas