agosto 11, 2022 05:14

La ONG Caminando Fronteras eleva a 72 los fallecidos en el salto a la valla del 24 de junio

Niega que los inmigrantes usaran ganchos o escolares, pero sí una sierra mecánica que se quedó sin batería

La ONG Caminando Fronteras ha elevado a 72 los inmigrantes fallecidos en el trágico intento de entrada a Melilla del pasado 24 de junio por el paso fronterizo de Barrio Chino. Esta cifra, avanzada ayer por los diarios La Verdad y Heraldo, está reflejada en el informe titulado ‘Masacre frontera Nador-Melilla 24J’, de 13 páginas, basado en “testimonios recogidos” por técnicos de la ONG.

De acuerdo con la información publicada por dichos medios, “el informe explica que la organización ya ha podido confirmar de manera fehaciente la muerte de 37 subsaharianos el día del salto masivo, a los que hay que sumar otros tres fallecidos, igualmente confirmandos, en las horas siguientes debido a la gravedad de las heridas sufridas”.


La investigación de la ONG apunta a que en el asalto participaron 1.800 personas, frente a los 2.500 que calcularon las autoridades de españolas y marroquíes. Entre los inmigrantes, había doce nacionalidades diferentes, concretamente Sudán, Sudán del Sur, Chad, Mali, Yemen, Camerún, Nigeria, Senegal, Níger, Guinea Conakry, Burkina y Liberia. Según Caminando Fronteras, “la comunidad mayoritaria era la sudanesa, que suponía más del 80% de las personas que intentaron llegar a la valla”.

“El informe niega la tesis de que la avalancha, tal y como sostiene el Ministerio del Interior español, fuera organizada por las mafias. Según las informaciones recabadas por la ONG, el asalto al perímetro fue improvisado como vía de escape ante la represión de las fuerzas de seguridad marroquíes contra los inmigrantes y sus campamentos durante los dos meses anteriores. Unas redadas que se habían intensificado en la semana inmediatamente anterior a la tragedia”, indicaron ayer dichos medios.

Sierra mecánica
El informe de Caminando Fronteras niega que los inmigrantes tuvieran ganchos o escaleras para escalar la valla. Sí indica que “habían logrado hacerse con una sierra mecánica y unas tijeras para cortar metal y con ellas decidieron forzar una de las puertas de la valla y que nadie quedase atrás a merced de nuevo de los ataques militares. Eran conscientes de que muchos estaban al límite de sus fuerzas físicas y no tendrían la energía de superar saltando el muro de seis metros”.


Y agrega: “El primer grupo que llegó a la valla usó la sierra para intentar cortar los alambres, pero en poco tiempo –narran los testimonios recabados– se quedaron sin batería y las tijeras no pudieron hacer mucho más. Algunas personas pudieron así llegar al otro lado. En esos momentos los militares ya habían hecho un cerco por detrás y los que no habían logrado llegar al otro lado quedaron rodeados”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas