Esta pandemia también nos enseña

Esta pandemia también enseña e invita a aprender de nuestros errores.

Sí amigos, esta situación azarosa de pandemia global también enseña aunque sigamos tropezando más que nuestros hermanos jamelgos, el raciocinio de la humanísima sin razón. Enseña entre otras lo que es la mala praxis y concepción interesada de la POLÍTICA cuando convierte a protagonistas no deseados a quienes amparados por las siglas y el fariseísmo democrático se apropian del sacrificio de todos, de sus éxitos y esfuerzos buscando la rentabilidad que beneficie a sus espurios intereses, siendo inadmisible mercadear con los sentimientos.

Enseña como muchos planteamientos y enfoques vía urgencia y convicción ha de llegar a nuestras escuelas de vida y libertad, reforzándolas como centros de responsabilidad y solidaridad, de sentido crítico constructivo y tolerancia; de que desde nuestras identidades individuales únicas e irrepetibles, formamos la arquitectura de la sociedad y de su alma colectiva; de nuestra libertad e igualdad con sus derechos, deberes y obligaciones y que se debe aceptar ser permisivos ante el “libre hacer y el saltarse las normas movidos por el libre albedrío ciego e irresponsable”.

Esta pandemia nos hace reflexionar, valorar más lo que nos rodea, el valor de la empatía y el compartir, el de la diferencia como valor y el adversario político y dialéctico nunca como enemigo. El valor de escuchar, argumentar, buscar los consensos, argumentar, la no violencia física ni verbal. No, no crean que es un discurso a título de vieja moralina y sí la necesidad de abocar todo aquello que tenemos como positivo en nuestras acciones y capacidad para ello de control y respuesta.

Recuerdo por mi vocación docente y vivencias, en cierta ocasión le preguntaron a una alumna por el número de extranjeros en su aula y lo que ella dio por ejemplar respuesta: “ en mi clase no hay extranjeros, solo hay compañeros “. Sabias y modélicas palabras acompañándose de su luminosa mirada. Y lo explicito a colación ante el bochornoso y vergonzante cartel de campaña de Vox-Madrid , ese bulo facineroso que compara lo que cuesta mantener a un “ menor no acompañado ” y la ayuda mínima asistencial de una abuela jubilada. Hay líneas rojas y quienes las traspasan buscando y fomentando el odio merecen el peso de la Justicia por su difamación e incitación perversa hacia los procedentes de otras fronteras criminalizándolos desde su visión victimista , retrógrada y supremacista. Deplorable proceder y uso del “todo vale” a erradicar y denunciar sin paliativos desde aquellos que nos preciemos de demócratas y de la defensa de la plenitud de todo ser humano.

Hemos de sacar a flote la dignidad de todo aquél que crea o sienta la ha perdido, su auténtico tesoro irrenunciable. Acabar con tanta desigualdad creciente , con las colas del hambre y necesitados de techo garantizándoles esos mínimos existenciales, apostando por los que más sufren la desprotección Aunar conciencias, sentir cercano al otro y no como una carga, acercar la esperanza, soñar positividad haciéndola real. “Nunca pensé que un plato de comida en la mesa o bolsa de un pobre generase tanto odio e incomprensión en unas élites que se hartan y jactan de tirar comida a la basura todos los días”, pensamiento de Lula Da Silva, en el que deberían reflejarse tantos, pero claro…pica en demasía. Más de 1,6 millones de personas recabando estas ayudas y la inestimable labor social de la Federación de bancos der alimentos, organizaciones vecinales, Cáritas y otros colectivos de ayuda a los que agradecer su inmensa labor.

La alusión de la ínclita IDA a la Presidencia de la Comunidad de Madrid , llamando a los que conforman las colas del hambre, como “ mantenidos”, merece de otro momento al que se emplaza este jubileta tocapelotas izquierdoso pero sin rabo que pisa las calles y no renuncia a seguir soñando , pero eso lo será otro día pues el espacio manda. Agradecido y mis deseos de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€