Escribe para buscar

Sucesos

El Gobierno local condena los hechos y dice que se han aplicado medidas educo-correctivas a los responsables

Compartir

El Gobierno de Melilla condenó ayer el apedreamiento contra una ambulancia que acudió al centro de menores de La Purísima para prestar asistencia sanitaria a uno de los acogidos, agresión que también sufrieron un cuidados y un vigilante del centro, e informó de que se han aplicado medidas educo-correctivas a los implicados.
En un mensaje grabado, el viceconsejero de Menor y Familia, Abderrahim Mohamed, señaló, respecto al manotazo en el glúteo que una de las trabajadoras sanitarias ha denunciado ante la Guardia Civil, que esta sanitaria no lo manifestó en ningún momento a los cuidadores y vigilantes.
“En todo caso, de ser así, este viceconsejero lo condena enérgicamente y se intentará esclarecer e identificar al responsable del manotazo”, afirmó.
Según relató Mohamed, el director del centro de menores ha confirmado que una enfermera del centro solicitó este domingo una ambulancia para que atendiera a un menor acogido con lesiones en la clavícula, el cual “reaccionó enérgicamente tirando piedras” cuando fue introducido en el vehículo sanitario.
El apedreamiento, según el viceconsejero, iba dirigido contra el cuidador y el vigilante y alcanzaron a la ambulancia.
Por estos hechos, la dirección del centro ha tomado medidas educo-correctivas contra los menores implicados y les ha aplicado el reglamento interno, si bien no dio más detalles al respecto.
Asimismo, Abderrahim Mohamed negó que los cuidadores y vigilantes del centro estuvieran ausentes en ningún momento, “como se dijo en un primer momento”, y que se produjera un robo de un teléfono móvil.
El viceconsejero quiso expresar la solidaridad de su departamento con los profesionales sanitarios y los trabajadores del centro que estaban de servicio en el momento de los hechos. 

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *