agosto 9, 2022 13:05

Chaima Bourkhasa: “La discriminación de las mujeres en las mezquitas es una realidad que vivimos las mujeres diariamente”

Chaima Bourkhasa

Critica las “faltas de respeto” que, a su juicio, realizó la Comisión Islámica la semana pasada contra ella y alaba la “empatía” que tuvo con ella la consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad, Elena Fernández Treviño

“¿Cómo pretende la CIM que rece al lado o en frente de un hombre si saben que esto islámicamente es incorrecto?”, pregunta de manera retórica Chaima, quien asegura que si los responsables de la CIM hubieran pensado en las mujeres, les hubieran habilitado un sitio para poder rezar. “Claramente tomaron la decisión de excluir a las mujeres, porque decían que no había sitio para ellas”, afirma, denunciando la falta de empatía de la CIM en este sentido. Una empatía que, por otro lado, sí encontró por parte de Treviño. “Entendió perfectamente el caso, me escuchó y me mostró empatía”, relata.

Luz de gas es una forma de manipulación que consiste en negar la realidad, dar por hecho algo que nunca ocurrió o presentar información falsa para con el fin de hacer dudar a la víctima de su memoria.

Esta técnica es muy utilizada en casos de violencia de género. Y en el caso de Chaima Bourkhasa, la mujer que denunció que le prohibieron supuestamente la entrada a la Mezquita del Mantelete para el rezo del Aid El Kebir, ella también critica el uso de esta técnica por parte de la Comisión Islámica de Melilla (CIM).

“Son expertos en usarla. Es decirle a alguien que está exagerando, desacreditar a la persona, politizar un derecho básico, y esa es una técnica patriarcal y machista”, explica en declaraciones a MELILLA HOY, desmontando las justificaciones que la CIM realizó la semana pasada en respuesta a su denuncia, afirmando que ella podía haber rezado fuera de la mezquita junto con el resto de hombres.

“Me están pidiendo una solución o una regla que no se podía en este caso. Claramente ellos tomaron la decisión de excluir a las mujeres. Culparme a mi por querer rezar no, la culpa es tuya por no habilitar un sitio para las mujeres y excluirlas de la mezquita claramente”, razona, asegurando que el imam al que le preguntó por qué no le habilitaron un espacio para rezar les respondió que “en esta mezquita no hay sitio para mujeres, es solamente de hombres”.

Asimismo, Chaima asegura que otras mujeres han sufrido esta discriminación durante el Aid El Kebir e incluso antes de la pandemia. “Es una realidad en Melilla. Que las mujeres no tengan sitio en las mezquitas, aunque en algunas puede que sí, es una realidad que vivimos diariamente”, denuncia, lamentando la “falta de empatía” en este sentido.

Agradece la comprensión y empatía de la consejera de Igualdad

Chaima se reunió con la consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad, Elena Fernández Treviño, la semana pasada, con el fin de lograr el apoyo de la institución y conseguir una solución al problema. Una reunión de la que Chaima agradece la empatía que mostró Treviño hacia su situación y de la que, en su opinión, carece la CIM.

“Me dio espacio para hablar, me escuchó, me entendió, me mostró empatía y me ofreció ayuda que luego salió a decir públicamente que quería buscar una solución a esto”, relata.

En cuanto a qué clase de solución se le puede dar a este asunto, Chaima lo tiene claro. “Esto hay que llevarlo al extremo siempre. Hay que empezar poco a poco y si no quieren o no entienden, hay que buscar una solución que sea para siempre porque la discriminación aquí se acabó. Ha llegado el fin de la discriminación para las mujeres en las mezquitas”, proclama firme, urgiendo a la Comisión Islámica a que empiece a buscar soluciones y “empiecen a despertarse de la realidad”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas