Una mala noticia

Imagen de Melilla

El anuncio de la compañía FRS de que dejará de operar en el puerto de Melilla a partir del 10 de diciembre es una mala