MELILLA HOY

Un Gobierno empeñado en engordar

Eduardo De Castro

Uno de los eslóganes con los que Eduardo De Castro se estrenó como presidente fue aquel de que su Gobierno iba a tener más músculo y menos grasa que el anterior. De momento, aquello se quedó como uno de los buenos propósitos que muchos se hacen al empezar el año o el curso escolar, en este caso la legislatura, porque la reducción de miembros prometida no ha sido más que un mero intento, a juzgar por la cantidad de nombramientos que se han ido sucediendo desde entonces y que continúan aún hoy, transcurridos dos años del inicio del mandato.
Una prueba palpable de ello la tenemos en la reestructuración anunciada del Gobierno melillense para que entren dos nuevas consejeras. Una de ellas, Paqui Maeso, ya formaba parte de él como viceconsejera de Políticas Sociales y Sanidad Animal. La novedad llega de la mano de Cecilia González, que llevaba ya cuatro meses y medio como diputada rasa, sin cargo, a diferencia de sus otros siete compañeros de partido y los otros cinco socios. Ninguno de ellos había estado tanto tiempo al margen del Gobierno como le ha sucedido a ella, y eso se debe, como decíamos hace dos días en estas mismas líneas, a un nuevo choque de trenes entre los dos partidos únicos que lo conforman, pues los cepemistas querían a su nueva compañera como consejera y los socialistas no estaban dispuestos a dejar que sus socios sacaran ventaja en el Consejo de Gobierno.
Al final, para que esa balanza siguiera compensada, tanto González como Maeso han sido nombradas consejeras y el Consejo de Gobierno sube a 10 miembros, incluido el presidente expulsado de su partido. Melilla deja de tener el menos numeroso para igualarse a prácticamente el resto de territorios, aun siendo bastante ilógico que aquí necesitemos el mismo número de consejeros que el que tienen en la Comunidad de Madrid, con cerca de 80 veces más habitantes que Melilla. Ceuta y La Rioja se apañan con menos consejeros que el extripartito y su gestión está siendo bastante más sobresaliente que la que hacen los nuestros, a juzgar por los hechos.
Parece claro que nuestro Gobierno no solo no tiene más músculo y menos grasa, como decía el eslogan de su presidente, sino que está empeñado en engordar a pasos agigantados para que nadie se quede sin carguito el tiempo que les quede, aunque sea a costa, nuevamente, del dinero público y los intereses de los ciudadanos.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas