agosto 12, 2022 20:16

Se cumplen 24 años de una de las mayores tragedias de Melilla: la rotura del depósito de aguas de Cabrerizas

Rotura del depósito de Cabrerizas
Rotura del depósito de Cabrerizas

Un depósito cargado con 25 millones de litros de agua se rompió el 17 de noviembre de 1997 y con este importante caudal se formó una riada que llegó hasta la Plaza de España, dejando por el camino once víctimas mortales y cuantiosos daños materiales

¿Recuerda la mañana del 17 de noviembre de 1997 hace hoy justo 24 años? ¿Qué estaba haciendo? ¿En qué lugar se encontraba? Esa jornada se vivió un día histórico para Melilla, al sufrir una de sus mayores tragedias: uno de los dos depósitos generales de Cabrerizas, cargado con 25 millones de litros de agua, se rompió y con este importante caudal se formó una riada que llegó hasta la Plaza de España, dejando por el camino once víctimas mortales y cuantiosos daños materiales.

Veinticuatro años han pasado desde aquella aciaga mañana del 17 de noviembre de 1997. El barrio de Averroes arrasado por el agua se demolió hace veintiún años y en su lugar se levantó una nueva urbanización con el mismo nombre. De la torrentera por la que discurrió el agua tras escapar de las paredes de hormigón del depósito no queda nada, puesto que su lugar lo ocupa una calzada amplia y asfaltada de varios carriles que conduce a los melillenses desde Cabrerizas hasta la barriada de Tiro Nacional (lugar al que fueron trasladados los damnificados casi en su totalidad), la nueva Averroes y, calle abajo, García Cabrelles. Pero sigue en pie el peor de los fantasmas, el macabro esqueleto del propio depósito que parece mantener abierta al infinito, a modo de boca tétrica y desdentada, el lugar por el que reventó la pared de hormigón y escapó la ola mortal. 

Siniestro

Precisamente ese es el recuerdo que mantienen en sus cabezas los antiguos moradores del barrio de Averroes. El sonido de una detonación y seguidamente, un tremendo y ensordecedor ruido seguido de una ola oscura cayendo sobre sus cabezas. Los testigos relataban el pánico que se adueñó de todos ellos cuando vieron precipitarse sobre sus casas aquella masa de agua y barro. De nada sirvió que corrieran, porque la cortina de agua se llevó con furia cuanto pudo a su paso y continuó, embravecida por la pendiente que le facilitaba el tránsito, en dirección a García Cabrelles. 

Arrancó muros, como el del Comedor San Francisco en el que una de las trabajadoras perdió la vida, entró en el Colegio Mediterráneo y arrolló a viandantes y vehículos como si de juguetes se tratara. Los alumnos de Educación de Adultos, en el Centro Mezquita, fueron testigos privilegiados desde el piso superior de cómo la ola de agua sucia y lodo de cuatro metros de altura iba perdiendo altura a medida que avanzaba por la estrecha calle y arrastraba cuanto encontraba a su paso. La riada, ya con menos fuerza, continuó su tétrico recorrido por la Avenida hasta morir en la Plaza de España, sembrando el pánico entre los transeúntes que se lanzaron a la carrera buscando refugio. 

El desconcierto general fue mayúsculo. Nadie sabía qué había ocurrido, de dónde venía esa riada cuando el sol castigaba con fuerza esa jornada otoñal. Los teléfonos, tanto los fijos como aquellos aparatosos primeros móviles, estaban inoperativos. Nerviosismo, impotencia, preocupación y miedo fueron los sentimientos compartidos por todos los melillenses, ansiosos por tener noticias de sus familiares y saberlos a salvo. Entre tanto, en Averroes y en García Cabrelles se vivían los peores momentos. Personas desaparecidas, vehículos amontonados unos encima de otro y barro, mucho barro por todas partes. 

La rotura del depósito de agua de Cabrerizas produjo once víctimas mortales, entre ellas dos menores (una niña de once meses y un niño de cuatro años) y su joven madre, embarazada de ocho meses y con 23 años de edad, y 600 damnificados además de cuantiosos daños materiales cifrados en más de mil millones y medio de las antiguas pesetas (más de seis millones de euros). Los vecinos de Averroes tuvieron que abandonar sus viviendas y trasladase, algunas, al Centro Asistencial hasta que pudieran volver a sus hogares, algo que no se produjo nunca puesto que el barrio, aquejado desde el principio de problemas y grietas, fue demolido tres años después. A lo largo de los días posteriores se vivieron momentos dramáticos con el entierro de las víctimas. Cientos de melillenses arroparon los sepelios y acompañaron a las familias en tan duros momentos. Incluso la familia real, en este caso concreto la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín, se desplazaron a la ciudad para participar en un acto ecuménico organizado en memoria de las víctimas y en el que se dieron cita todas las comunidades. 

El 17 de noviembre de 1997 vistió a toda una ciudad de luto y el recuerdo de ese río de muerte seguirá marcando la memoria de cuantos vivieron tan dolorosa y dantesca mañana. 

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas