Sánchez y el PSOE, únicos culpables de la nueva “desventaja fiscal”

Se repite, de nuevo, el modelo que tanto le gusta al PSOE: inventar ayudas en las que el supuesto ayudado debe ejercer como prestamista del Gobierno. Sucedió con las gasolineras en el famoso descuento de 20 céntimos por litro de combustible. Se repitió aquí en Melilla con las agencias de viajes y los bonos turísticos. Y ahora, de nuevo, las empresas de nuestra ciudad tendrán que adelantar el dinero. Un sinsentido que veremos el coste que supone para el futuro económico de Melilla
e

Queda justo una semana para que se consuma el desastre que todo el mundo vaticina que se va a producir en Melilla con el fin del sistema que se ha venido aplicando sin ningún problema desde hace 19 años con las bonificaciones del 50% a las cuotas patronales de la Seguridad Social. El 1 de septiembre entra en vigor el nuevo sistema que se ha inventado el Gobierno del PSOE, presidido aún por Pedro Sánchez, que no ha movido un dedo para cambiarlo pese a las peticiones, ruegos, quejas y advertencias que se han lanzado prácticamente a diario desde Melilla. También desde Ceuta, donde también se van a ver afectados por este capricho sanchista inexplicado e inexplicable.

Es difícil ponernos de acuerdo a todos los melillenses en algo. Pero Sánchez lo ha conseguido con el cambio de sistema en las bonificaciones a la Seguridad Social. Todas las asociaciones de empresarios, comerciantes y hosteleros de Melilla han alzado la voz contra el nuevo modelo. Y también todos los partidos, menos el PSOE, que, al verse solo en este tema, está intentando defenderse a base de declaraciones dirigidas a liar, enmarañar y confundir. Lástima que no dedique ese esfuerzo a pedir a su Gobierno que eche el freno y deje de fastidiar a Melilla en una de las pocas cosas a las que podemos agarrarnos tras el varapalo consentido de Marruecos en la frontera y la aduana, como son nuestras preciadas (y ahora dañadas) ventajas fiscales.

La delegada del Gobierno, Sabrina Moh, lleva varios días intentando desviar la atención diciendo que el PP no se opuso a la medida en el Congreso. Intenta redirigir el descontento generado a quien no tiene la culpa. Porque, que no se nos olvide una cosa importante, y es que esta medida nace del Gobierno, que tiene el poder para hacer y deshacer. En esto sólo ha hecho, no ha deshecho, como ocurrió con sus planes de eliminar la bonificación del 50% a los autónomos.

En este caso, el PSOE ha maltratado a Ceuta y Melilla, primero teniéndolas en vilo durante meses en los que se daba por hecho la supresión de la bonificación, y después engañando al anunciar, el día que se aprobó en el Consejo de Ministros, que se mantenía. El engaño le duró un día, hasta que la medida se publicó en el BOE y se descubrió que lo que se mantiene no es una bonificación automática, sino una especie de sistema en el que las empresas tendrán que adelantar un dinero que luego el Gobierno les devolverá, si hay presupuesto y si cumplen unos requisitos. Nada que ver con la bonificación tradicional, en la que ese dinero que se ahorraban nuestras empresas iba una parte a su bolsillo y otra al de los trabajadores. Ahora el dinero irá a las arcas públicas y, con un poco de suerte, retornará a las empresas que sobrevivan a esta desventaja fiscal.

Se repite, de nuevo, el modelo que tanto le gusta al PSOE: inventar ayudas en las que el supuesto ayudado debe ejercer como prestamista del Gobierno. Sucedió con las gasolineras en el famoso descuento de 20 céntimos por litro de combustible. Se repitió aquí en Melilla con las agencias de viajes y los bonos turísticos. Y ahora, de nuevo, las empresas de nuestra ciudad tendrán que adelantar el dinero. Un sinsentido que veremos el coste que supone para el futuro económico de Melilla.

Más información

Scroll al inicio

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€