agosto 11, 2022 05:22

Nos quieren amnésicos

Feijóo en Ermua, nada menos que en Ermua: “me comprometo a derogar la mal llamada Ley de Memoria Democrática, con los votos del próximo PSOE”, nada menos. Un doble mensaje, lo que dijo el presidente del PP el viernes pasado.

Su compromiso debe tener vigencia hasta el momento en el que, como ahora parece y las encuestas serias (no las del CIS que pagamos todos y corrompe Tezanos) predicen, gane las elecciones generales, pero especialmente después de ello, para que no pase lo de Pedro Sánchez, aquello de que no podría dormir ni un solo día gobernando con Podemos, insomnio que solo duró hasta que Sánchez eligió a los comunistas para gobernar, lo que ocurrió muy pronto, porque las fobias pueden en él más que las filias.

“Lo más negativo de la gestión de Pedro Sánchez, con mucho, son las concesiones al separatismo, que han llegado al extremo de pactar con los filoetarras de Bildu la falsa memoria democrática, que tiene como princi­pal objetivo blanquear un terrorismo responsable de 855 asesinatos y un sinfín de heridos, secues­tros, extorsiones y amenazas”, escribió Miguel Platón en su “Agua de Trara” -un nombre muy melillense- del pasado sábado. Ponerle un adjetivo a “la memoria” ya es en sí una barbaridad. Adherirle lo de “democrática” es una tomadura de pelo pagada con fondos públicos y con un fin, un objetivo, repugnante, como bien señala Miguel Platón. Derogarla es urgente y ese solo objetivo, provenga de quien provenga, es en sí suficiente para justificar la necesidad del cambio de Gobierno.

Lo que sí conviene es recordar. Escribió el profesor italiano Nuccio Ordine un libro, un manifiesto, sobre “La utilidad de lo inútil”, que ya he comentado en alguna Carta anterior. En uno de sus capítulos resalta la conveniencia de leer y recuperar los textos de los clásicos como “una praxis fundada en el apoyo mutuo de verdad y libertad”, evitando así “los progresivos barridos -como el de la memoria democrática de Sánchez- que conducirán a la amnesia total”, a la desaparición para siempre de “la diosa mitológica grecorromana Mnemosyne, madre de todas las artes y todos los saberes, y con ella -como con la “memoria democrática”- desaparecerá de entre los seres humanos todo deseo de interrogar el pasado para comprender el presente e imaginar el futuro”. Así, concluye Ordine, “tendremos una humanidad desmemoriada que perderá el sentido de la propia identidad y la propia historia”. Por ese camino nos quieren llevar gobernantes como Pedro Sánchez y la tristemente famosa Ley de Memoria Democrática no es sino un paso más en esa dirección amnésica.

Conviene recordar y saber, conviene estar informado. Todos los días, al despertarme, leo el Melilla Hoy y el Marca, que nosotros imprimimos en Melilla y que es el único periódico nacional que se puede leer en nuestra ciudad. Todos los días me sorprende y me llena de orgullo la calidad de impresión que tienen nuestros diarios, única en el mundo de los periódicos de papel (y no es exageración, aunque pueda parecerlo). Pero también queremos, sin olvidar el papel, crecer en el área digital y La Rueda de MELILLA HOY es otro gran paso en esa dirección, una novedad de la que, además de en nuestra edición digital Premiun, se puede oír y ver extractos en nuestra página web (melillahoy.es, que tiene ahora, y creciendo exponencialmente, 70.000 usuarios únicos y 400.000 páginas vistas mensualmente), en Facebook (alcance de 350.000 visitas mensuales) y en Twitter (370.000 impresiones). En todos esos sitios se puede analizar ya lo que Jose Luis Vereda -el que fuera aspirante a la presidencia del PP de Melilla-, Amín Azmani -el presidente del partido al que le han robado el nombre- y Nono Miranda -el hombre al que todos quieren- opinaron respecto a la actual situación de Melilla y sobre su futuro próximo. También lo que el campeón de España de jiu-jitsu brasileño, guardia civil en activo y director de la escuela de artes marciales, Nabil Mohamedi, nos contó sobre la escuela, los niños y la situación del deporte melillense en general.

Génesis, capítulo 22

Casi todos -especialmente la Comisión Islámica de Melilla- se han manifestado muy contentos, y yo me alegro, con el resultado del rezo del domingo en la céntrica Plaza de San Lorenzo -un santo español del siglo III que fue martirizado en Roma, quemándole en una parrilla- celebrando un pasaje de la Biblia, el capítulo 22 del Génesis, en el que se cuenta cómo Dios manda a Abraham que sacrifique a su único hijo, Isaac. Padre e hijo se someten a la voluntad de Dios, pero el ángel de Jehová impide, en el último momento, el sacrificio del hijo y Abraham lo sustituye por el de un cordero, símbolo de la obediencia y la mansedumbre, que pastaba por allí. Eso es lo que se celebró el domingo, con múltiples sacrificios de corderos por parte de la comunidad musulmana de Melilla, una ciudad con muchos servicios paralizados desde el sábado hasta el lunes, ambos días incluidos. Peculiaridades, similitudes con Marruecos, de la nueva Melilla.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas