Melilla recuerda el espíritu de sacrificio de los Héroes del Alcántara en el centenario de su Gesta

Centerio gesta de Alcántara

Un acto castrense en la Base Militar Alfonso XIII reunió a algunos de los descendientes del Regimiento Cazadores de Alcántara 14 de Caballería, que “marcaron el camino a seguir” protegiendo el repliegue en el Desastre de Annual

“El espíritu de sacrificio, la generosidad llevada al éxtasis, cargando frente al enemigo apostado, dejando su montura al herido, entregando sus vidas a cambio de las de otros muchos y, sobre todo, manteniendo viva la esperanza en los que se retiraban”. Esas fueron las virtudes de los Cazadores del Regimiento de Caballería Alcántara en la campaña de Melilla de 1921 con una Gesta de la que se acaba de cumplir su centenario y que Melilla, con gran solemnidad, quiso recordar ayer con un acto castrense primero, y la inauguración de una exposición en el Casino Militar a continuación.


La Base Militar Alfonso XIII acogió la parada militar, presidida por el comandante general de Melilla, José Miguel de los Santos, y que reunió a varios descendientes de algunos de los Héroes del Alcántara, cuya Gesta fue reconocida en 2012 con la máxima condecoración militar que se concede en España, la Laureada de San Fernando.
El Regimiento Cazadores de Alcántara 14 de Caballería perdió la mayor parte de sus efectivos en aquella Gesta: 28 de los 32 jefes y oficiales, y 523 bajas de clases de tropa de un total de 685. Y ocurrió muy cerca de Melilla, “al otro lado del Monte Gurugú, hace solo 100 años”, tal y como recordó ayer el coronel del Regimiento Alcántara 10 en su alocución, donde recalcó que “nuestros héroes cumplieron con su deber”.



Compromiso
“Por eso, como orgullosos descendientes suyos, hoy reafirmamos nuestro compromiso con los valores que les llevaron a entregar su vida por la Patria. Hagamos que ellos, desde algún lugar en el cielo, también se sientan orgulloso de nosotros”, aseveró el coronel jefe, que instó a “cultivar día a día” en tiempo de paz el espíritu de sacrificio, “la virtud más exigente”, y el resto “brotarán a raudales llegado el momento supremo”.
El homenaje a los que dieron su vida por España fue uno de los momentos más emotivos del acto, en que también se entregaron varias condecoraciones y que cerró con el himno del Regimiento de Caballería y un desfile.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas