Melilla es la quinta ciudad española donde es más probable sufrir un robo en casa, según Unespa

Las probabilidades de sufrir un robo en casa en Melilla son un 54,70% superiores al resto del país, según las conclusiones del informe “Los robos en viviendas españolas aseguradas. Datos 2020-2021”

Melilla se encuentra entre los grandes municipios de España donde es más probable sufrir un robo en la vivienda. En concreto, ocupa el sexto lugar en el ranking de las ciudades con una población superior a los 75.000 habitantes donde es más habitual padecer un incidente indeseado de este tipo. Las probabilidades de sufrir un robo en casa en Melilla son un 54,70% superiores al resto del país, según las conclusiones del informe “Los robos en viviendas españolas aseguradas. Datos 2020-2021” recién elaborado por ‘Estamos Seguros’, el departamento divulgativo y formativo de Unespa, la asociación empresarial del seguro.

Encabezan la clasificación Granada, Pontevedra, Ciudad Real, Cáceres y Badajoz, que se sitúan justo por delante de Melilla. Las tres primeras casi duplican la probabilidad de sufrir una visita de los amigos de lo ajeno en casa. Entre tanto, las poblaciones donde es menos habitual padecer estos robos son Ceuta, Avilés y Lorca. En su caso, la probabilidad es un 60% más baja que la del conjunto de España.


Las cifras se han obtenido tras analizar 225.000 siniestros de robo indemnizados por diferentes compañías entre el 1 de agosto de 2020 y el 31 de julio del pasado año considerando un total de 15 millones de viviendas con póliza en 28 aseguradoras.


A diferencia de lo que ocurre con los vehículos donde se torna imprescindible la contratación de una póliza para poder circular, no existe ninguna ley que obligue al propietario de una vivienda a suscribir una con algunas de las compañías del sector. No obstante, en muchos casos la obligatoriedad es de facto a la hora de formalizar un crédito hipotecario donde el banco exige al cliente una póliza que garantice el capital del continente, objeto del préstamo.

Conclusiones del estudio
Por este motivo, si bien el informe no tiene datos de la totalidad de las viviendas que existen en el país, sí constituye una muestra suficientemente extensa para ofrecer información cualitativa fiable sobre cómo es el fenómeno de los robos domésticos.


En cuanto a la metodología, desde la asociación empresarial del seguro informan que en el análisis se han considerado tres variables: la probabilidad de padecer un robo; el coste del mismo medido en euros; y el impacto que hubiera tenido sobre la economía de la familia propietaria del inmueble de no haber contado con la protección del seguro.


Un análisis por provincias de los robos en hogares muestra cómo este fenómeno es particularmente intenso en todo el litoral mediterráneo y la mitad sur del país. Los territorios más afectados serían Badajoz, Granada, Valencia, Almería. Por contracara, las zonas menos propensas a este tipo de delitos se encuentran en la costa cantábrica o en el interior peninsular. Desde este punto de vista destacan Soria, Lugo, Asturias y Ourense.


La indemnización media que pagan las aseguradoras por los robos en viviendas y los desperfectos que causan los ladrones al perpetrarlos ascienden a 1.115 euros, siendo en la ciudad autónoma de Ceuta de 291 euros.


Como se destaca, esta cuantía varía mucho de un lugar a otro del país. Mientras que en la provincia de Barcelona, Alicante o Gerona, un robo medio conlleva el pago de entre 1.700 y 1.900 euros a los afectados por parte del seguro, en Salamanca, Cáceres y Zamora no llega a los 500 euros, siendo en Ceuta la más baja con 291 euros. En términos generales, insisten desde Unespa, los robos más caros se dan en provincias con una renta más alta que la media y que tienen mar. Especialmente, en aquellas que lindan con el Mediterráneo.


En los 12 meses analizados, los robos más caros por municipios de España se dieron en Cornellà de Llobregat (Barcelona) (4.493 euros), Orihuela (Alicante) (3.299 euros) y Sant Cugat del Vallès (Barcelona) (2.542 euros). El ranking es parecido, aunque no idéntico, si en lugar de fijarse solo en el coste absoluto de lo robado se pone este dinero en relación con la renta disponible media del municipio, en este caso en Ceuta tiene la menor ratio de todo el país con un (-74,79%). Desde esa óptica, comparando el coste de lo robado con la riqueza de la familia, los robos que hubieran sido más graves para las economías domésticas de no haber existido la protección del seguro serían los acaecidos en Cornellà, Orihuela y Elche (Alicante).

Las fechas más señaladas para los robos: los meses de julio, agosto y enero, y los fines de semana

Otro dato curioso que arroja el informe de Unespa es cómo los meses de vacaciones (julio, agosto y enero) son más propensos a los robos que los del resto del año: son los meses donde existen mayores desplazamientos a segundas residencias o donde se programan viajes al exterior con una duración prolongada en las que las viviendas se quedan solas: la proliferación de publicaciones en redes sociales en estas fechas del “ciberpostureo”, con geolocalización incluida, no hace más que alimentar la voracidad de los delincuentes.


Asimismo, el informe de Unespa va más allá y detecta también cuáles son los días más favorables para que los asaltantes logren su cometido: la gran parte de los robos analizados ocurrieron en días laborables pero, sorpresivamente, los de mayor cuantía se perpetraron sábados y domingos.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€