Los últimos brotes nos enseñan el camino

Los últimos episodios de brotes ocurridos en Melilla nos llevan a pensar que no podemos bajar en ningún momento la guardia mientras siga la pandemia. Primero fue el ocurrido en el centro de menores y posteriormente en uno de los ferrys que enlazan nuestra ciudad con la península, aunque por fortuna los dos controlados.

En el caso del centro de acogida, los afectados están confinados y atendidos, aunque nos llegan noticias de intentos de fuga de menores que no aguantan la cuarentena, que recordemos se prolongará mínimo durante 14 días, pero estos son abortados tanto por los servicios de vigilancia privada del propio centro como por las fuerzas de seguridad.


En la cuestión del ferry, también hay buenas noticias porque el ferry de Baleària que cubre las rutas con Melilla con Almería y Motril volvió a operar este jueves con normalidad tras la decisión, tres horas antes, de Salud Pública de suspender el embarque tras la llegada del ferry que un día antes había notificado que once de sus miembros habían dado positivo.


Una portavoz de la naviera ha manifestado que todos los tripulantes del ferry de Baleària que cubre las rutas con Melilla han dado negativo en el test de antígenos realizado en la mañana de ayer en el Puerto de Melilla por parte de la Consejería de Salud de la ciudad autónoma y el buque ha retomado su programación.


Por otro lado, los datos sanitarios del jueves registran un ligero descenso en los casos activos, al producirse 7 curados por tres contagios, mientras se mantiene el único ingresado en UCI.
En definitiva, debemos seguir extremando la precaución porque la pandemia sigue ahí.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas