Escribe para buscar

Entrevista Religión

“La ciudadanía ha tenido que conformarse con unos borregos muy pequeños que no entran dentro de la regla islámica para hacer el sacrificio”

Compartir
Aid El Kebir

Por: Miguel Rivas

Abdesalam Mohamed, presidente de la Comisión Islámica de Melilla (CIM), lamenta la falta de corderos “adecuados” para celebrar el Aid El Kebir y pide a la Ciudad Autónoma una mayor involucración  para que el próximo año la situación sea mejor

En una entrevista concedida a MELILLA HOY, Abdesalam Mohamed, presidente de la Comisión Islámica de Melilla (CIM), calcula que el precio por pieza este año oscila en 250 y hasta 400 euros como máximo, y en unas condiciones muy diferentes a las de otros años. “Actualmente es un 60% más caro que de cuando se hacía la compra desde Marruecos, y son más caros que el año pasado. No ha habido una organización para que el ciudadano pueda adquirir su borrego cómodamente”, critica, advirtiendo al mismo tiempo que la organización tomará “cartas en el asunto” el próximo año para que no se vuelva a repetir la situación. “Hay familias que aun habiendo borregos no lo pueden comprar a ese precio. Es muy penoso”, denuncia.

– ¿Hay problemas de abastecimiento de borregos este año?

Hay falta de corderos y están muy caros. No ha habido organización para abastecer el cordero adecuado que prevé la religión. En muchas ocasiones son muy pequeños y no dan la medida que tienen que dar para el Aid El Kebir. En general, bastante mal este año.

– ¿Cuáles son los precios que se manejan este año para los borregos?

Este año son muy caros porque oscilan desde 250 hasta 400 euros la pieza. Por lo tanto, de los de 250 euros no reúnen las condiciones que requiere, y comparándolo con otros años es mucho más caro. No ha habido una organización para que el ciudadano pueda adquirir su borrego cómodamente. Ha habido muchas colas y nervios. Actualmente es un 60% más caro que de cuando se hacía la compra desde Marruecos, y son más caros que el año pasado.

– ¿A qué cree que se debe este encarecimiento?

En primer lugar, la Ciudad Autónoma debería haberse involucrado más en este tema, ya que se ha dejado en manos de cuatro empresas que han gestionado el tema y no ha habido una regulación ni un número de cabezas que se tienen que traer por las familias que hay aquí en Melilla. Esa información debería haber venido de la Ciudad Autónoma de que hay tantas familias y hay que traer tantos borregos como mínimo. El próximo año la Comunidad Islámica se va a involucrar en el tema.

– ¿Habéis recibido algún tipo de justificación de por qué este año se ha hecho de esta manera?

De momento no hemos hablado del tema porque ya mismo es la festividad. Pero, desde luego, tenemos que reunirnos y ver lo que ha sucedido para que el próximo año por lo menos se organice mejor y el ciudadano tenga un borrego a precio de mercado, porque en comparación con la Península es el doble.

– ¿Habrá muchas familias que este año se queden sin borregos debido a este incidente?

Nos han llamado ya muchísima gente quejándose de que no pueden celebrar la fiesta porque no tienen borregos, pero no sabría decirle cuántas.

– ¿Qué respuesta les dais desde la CIM a estas familias?

La solución podría ser que en el próximo año, si estamos en la misma circunstancia con la pandemia y se traen los borregos desde la Península, que la Comisión Islámica va a tomar cartas en el asunto. Por ejemplo, que se traigan las cabezas de corderos que hacen falta en Melilla y hablar con la Ciudad para que regule los precios y no se disparen. La Ciudad Autónoma tiene que tomar cartas en el asunto porque esto se ha convertido en un problema. Hay familias que aun habiendo borregos no lo pueden comprar a ese precio. Es muy penoso.

– Aparte de recurrir a ustedes, ¿qué otras opciones utilizan estas familias para salvar la festividad y poder celebrarla adecuadamente?

En el Aid El Kebir es imprescindible sacrificar una borrego, pero en estas circunstancias, el que no encuentra ese borrego tiene que recurrir a comprar carne y celebrar las fiestas como se pueda.

– ¿ Cuántas cabezas de cordero se sacrifican en el Aid El Kebir en Melilla?

Esa información la debería de tener la Ciudad Autónoma. Si hay 30.000 o 40.000 familias, pues debe haber 30.000 o 40.000 cabezas de cordero, pero nosotros no tenemos esa información. O no nos lo han proporcionado, o no se ha pedido…pero se ha dejado en manos de cuatro empresarios que han gestionado el tema.

– Hace unos años se dejó de importar borregos de Marruecos después de que se detectara un brote de fiebre aftosa. Si el año que viene todo vuelve a la normalidad y se vuelve a importar borregos de Marruecos, ¿ teméis de que se vuelva a repetir ese episodio?

Nosotros creemos que con la frontera abierta ya no había fiebre y se podía traer. Pensamos que no hay una enfermedad en Marruecos de fiebre aftosa y tenemos que volver a hacerlo como se hacía antes. Que haya más o menos control en la frontera eso lo admitimos, y que un veterinario decida si ese borrego es apto o no. Pero nosotros siempre apostaremos por el borrego del país vecino.

– ¿Cuáles son las principales diferencias entre el cordero de Marruecos y el de la Península?

El borrego marroquí es de pasto, no son borregos de cuadra como es el de la Península, el sabor es totalmente diferente, etc. Son muchas cosas. Si las personas tuvieran la opción de elegir el borrego que quieren elegirían el del Marruecos, ya que es el adecuado.

-La Comisión Islámica suspendió la semana pasada el rezo multitudinario al aire libre debido a la alta incidencia del coronavirus en la Ciudad ¿Qué alternativas se han propuesto?

Aunque es una tradición rezar al aire libre, somos conscientes de que controlar a 7.000 u 8.000 personas en un descampado es muy difícil, porque aunque haya distancia de seguridad siempre se puede escapar alguien por inercia. En una mezquita con los requisitos sanitarios sí se puede controlar porque hay unas medidas sanitarias.

– Teniendo en cuenta todos estos factores, ¿cómo ve el Aid El Kebir este año?

Si lo comparamos con el año pasado respecto al covid, estamos mejor, ya que hay un poco más de libertad de movimientos y no es obligatorio llevar la mascarilla. Pero, en general, es muy triste que estemos celebrando una fiesta con un borrego que no es el que se quiere. Que una persona pueda elegir cuál es el borrego adecuado es muy importante, y la ciudadanía no ha podido elegir el borrego este año. Ha tenido que conformarse con el borrego que le han traído los cuatros empresarios que le he dicho al principio. Unos borregos muy pequeños que no entran dentro de la regla islámica de sacrificar el borrego. Esa es la diferencia.

Etiquetas:

También podría gustarte

3 Comentarios

  1. antonio barón 20/07/2021

    ¿30.000 o 40.000? de dónde sale ese dato. Si la población de Melilla en 2019 era de 84.689 habitantes y tomando como mínimo dos personas por familia, ¿qué dice este hombre que cómo mínimo 60.000 y como máximo 80.000 son musulmanes?. Y lo dice alegremente y no se le pregunta que explique ese dato.

    Responder
  2. antonio barón 20/07/2021

    La población en Melilla en 2019 era de 84.000 habitantes aproximadamente, algo más. Se lanza en este artículo la afirmación de que hay entre 30.000 y 40.000 familias musulmanas. No me salen las cuentas y eso suponiendo, que ya es mucho suponer, que esas familias fueran de sólo dos miembros, ¿qué está diciendo que entre 60.000 como mínimo y 80.000 como máximo son musulmanes?.
    ¿No se le pregunta de dónde saca ese dato?.

    Responder
  3. Safaa 21/07/2021

    Inchahalah el año que viene estara la frontera abierta y lo pasaremos en Marruecos porque es una verguenza los borregos del tamaño de un conejo y el precio de un toro .

    Responder

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *