La Asamblea declara a la exministra Trujillo persona ‘non grata’ en Melilla por sus polémicas palabras sobre dicha ciudad y Ceuta

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, cree que las afirmaciones de la exministra de Vivienda «obedecen a cuestiones muy personalistas» con respecto a su «estatus social, laboral y familiar con respecto a Marruecos»

Imagen del pleno extraordinario que se ha celebrado este viernes en el salón de plenos de la Asamblea para realizar una declaración institucional en rechazo a las polémicas palabras de Trujillo sobre Melilla y Ceuta

El Pleno de la Asamblea ha acordado por unanimidad este viernes en sesión extraordinaria declarar a la exministra de Vivienda María Antonia Trujillo persona ‘non grata’ en Melilla por las polémicas palabras que pronunció el pasado fin de semana, en las que señaló que Melilla y Ceuta son «vestigios del pasado» y una «afrenta a la integridad territorial de Marruecos», cuestionando de este modo la españolidad de ambas ciudades autónomas. «Un asunto que está fuera de toda duda», pronunció el secretario general de la Asamblea, Juan Luis Villaseca.

Asimismo, se ha aprobado una declaración institucional en la que se subraya que la soberanía de las ciudades de Ceuta y Melilla es» un hecho indiscutible en cualquiera de sus observaciones: histórica, cultural, social y política» y que ambas forman parte de España.

Además, señala que las manifestaciones emitidas por Trujillo suponen «una grave deslealtad a España, un absoluto desconocimiento de la historia y del derecho y un desprecio y falta de respeto a los sentimientos de ceutíes y melillenses». «Nuestra irrenunciable españolidad es un tema de todos al margen de diferencias ideológicas y de partidos políticos», reza el texto.

En declaraciones a los medios, el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, cree que las afirmaciones de la exministra de Vivienda «obedecen a cuestiones muy personalistas» con respecto a su «estatus social, laboral y familiar con respecto a Marruecos».
«Si quiere ganar alguna prebenda a costa de Ceuta y Melilla, se ha equivocado», asegura, recordando que Melilla cumple el próximo 17 de septiembre 525 años como ciudad española, “muchísimo antes de que Marruecos existiera como tal”.

“Ya no la vamos a esperar por Melilla”
“Este tipo de declaraciones lo único que hacen es entorpecer relaciones bilaterales, acuerdos que se están llevando entre el Gobierno actual con el Reino de Marruecos y que no aportan absolutamente nada”, señaló, tachando de “deleznables” y “criticables” las palabras de Trujillo. “Ya no la vamos a esperar por Melilla porque se le considera persona ‘non grata’”, agregó.


A preguntas de los periodistas, De Castro considera una “las palabras de Trujillo una “deslealtad a España”, al Gobierno y al PSOE. “El pensamiento es libre, otra cosa es cuando has tenido cargos institucionales de la importancia de una ministra”, ha dejado claro.

De Castro considera también “desleal” la actitud del exviceconsejero de Juventud Yusef Abdeselam Kaddur

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, ha considerado también “desleal” la actitud del deportista melillense y exviceconsejero de Juventud del Gobierno local, Yusef Abdeselam Kaddur, después de que se supiera la estrecha relación que mantiene actualmente con el Rey de Marruecos, Mohamed VI.


“Como pasa con la señora Trujillo, hacer ahora determinadas cosas como ha hecho, porque parece que trabaja ahora para el Rey de Marruecos, que no hay ningún problema en ello, pero no a costa de menospreciar o ser desleal con su nacionalidad porque, que yo sepa, es español”, ha valorado De Castro, quien sostiene que “no existe la doble nacionalidad con Marruecos”.

“Todo esto está mal y está en los juzgados y vamos a dejar ahora que las autoridades judiciales tomen las medidas que tengan que tomar”, ha zanjado, recordando que Kaddur recibió la Medalla de Oro de la Ciudad de Melilla siendo presidente Juan José Imbroda (PP).

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Melilla llora a José Manuel Calzado

La noticia de su fallecimiento primero, seguida de las innumerables muestras de condolencias que llegaron después, corrieron ayer como la pólvora en Melilla. Se nos