Imbroda rechaza el argumento sobre la soberanía e insta a ver “la otra letra pequeña si la hay”

El presidente del PP de Melilla, Juan José Imbroda, rechazó ayer el argumento respecto a un supuesto compromiso por escrito de que Marruecos respeta la integridad territorial de España y su “plena soberanía” en Melilla y Ceuta y cree que “habría que ver otra letra pequeña” del acuerdo entre ambos países, “si es que la ha habido”.

A preguntas de los periodistas, el también senador dejó claro que ese argumento no le vale porque “a estas alturas” lo considera “obvio”, al ser España “una nación que lleva más de 500 años de historia” en Melilla.
“¿Realmente ha dicho Marruecos que respeta Ceuta y Melilla y las considera ciudades españolas y con plena soberanía aquí? ¿Lo ha dicho en algún sitio? ¿Está escrito?”, cuestionó Imbroda, en cuya opinión hay “un mar de dudas de esa letra pequeña” detrás del anuncio de una “nueva etapa” en las relaciones entre España y Marruecos.
Un “mar de dudas” que, en palabras de Imbroda, se debe a que este acuerdo “no se ha consultado” ni en las Cortes Generales ni siquiera mediante una llamada telefónica al PP para “advertir de que iban a romper con toda la política que había consensuada desde 1975” respecto al Sáhara.
El líder popular en Melilla considera “una barbaridad lo que han hecho” respecto a las formas, aunque eludió responder sobre el fondo al no haber sido consultada esta cuestión con el PP, que desconoce “cuál es el acuerdo” y “a cambio de qué” reconoce España la soberanía marroquí del Sáhara.
“Si no sabemos lo que hay, cómo vamos a aplaudir o a dejar de aplaudir este acuerdo”, razonó Imbroda, que dijo estar de acuerdo “en que Melilla se beneficie”, e insistió en preguntar “qué es lo que van a hacer con Melilla, qué hay con Melilla, qué gana Melilla y cómo está de amarrado esto”.
También quiso saber si a raíz de este acuerdo se va a aplicar el acuerdo entre España y Marruecos de 2009 respecto a los menores extranjeros no acompañados, si acabarán los saltos a la valla, se reabrirán los pasos fronterizos “de una manera ordenada y controlada” y también la aduana comercial, cerrada de manera unilateral por Marruecos en agosto de 2018.
No obstante, dejó claro que “el perjuicio a la frontera” de la ciudad no se debe a la postura de España sobre el Sáhara, sino “porque en mayo del año pasado Sánchez metió la pata hasta adentro cuando trajo a España a Ghali”, lo que provocó la ruptura de relaciones por parte de Marruecos “y el status quo que había desde 1975”.

“Grado total de improvisación”

Para Imbroda, se ha producido “un grado total de improvisación y de falta de planificación y futuro” por parte del Gobierno, “o, por lo menos, parte, porque resulta que la mitad no quería esto”, ha dicho en alusión a los miembros de Unidas Podemos.
Por ello, incidió en que este acuerdo es “un acto totalmente privado” de una parte del Ejecutivo tratándose de “una cuestión que es crucial para los intereses de España” por “una ruptura de esta política exterior importantísima para la nación española que ha supuesto un disparate porque no se ha consultado a nadie”.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas