El Grupo de Amigos Futboleros de Melilla homenajeará a Alfonso Pérez Cabeza

Alfonso Pérez Cabeza ha tenido una gran trayectoria deportiva como árbitro desde Regional Preferente a Primera División

El próximo día 30 de noviembre, en el Restaurante Miguel Benítez

El Grupo de Amigos Futboleros de Melilla homenajeará el próximo miércoles 30 de noviembre a Alfonso Pérez Cabeza, ex árbitro de Primera División, que tendrá lugar en el Restaurante Miguel Benítez a partir de las 14’00 horas. Manolo Agulló, presidente de esta Asociación, informa que los interesados en asistir a este importante reconocimiento a este gran melillense y con un amplio historial deportivo podrá hacerlo llamando al mismo restaurante o contactando con Juan Moya o el propio presidente del Grupo de Amigos Futboleros.

Manolo Agulló califica a Alfonso Pérez Cabeza como uno de los mejores deportistas melillenses, como así lo certifica su gran trayectoria deportiva en el arbitral melillense y nacional.

Alfonso Pérez Cabeza nace en Melilla en 1955, en el barrio de El Tesorillo, y desde muy joven empieza a jugar al fútbol con los amigos en los distintos campeonatos que se celebraban por aquellas fechas, concretamente con el equipo de Escalona, la U.D. Melilla.

Sin embargo, no le debió ir bien lo de jugar al fútbol y comprendió que, a pesar de lo que le gustaba el fútbol, tenía que disfrutar de alguna manera y es por eso que un cierto día recala por el Colegio de Árbitros y estos “locos” por captar gente joven, lo introducen en este mundillo del arbitraje en 1974.

Una vez realizado sus cursillos, pronto comienza a arbitrar partidos y comienza su andadura en los campeonatos de regionales y juveniles de nuestra ciudad.

Según informa Manolo Agulló, presidente del Grupo de Amigos Futbolero de Melilla, Alfonso Pérez Cabeza le comentó que llevaba poco tiempo en el Colegio de Árbitros cuando debía celebrarse un partido de la Regional, de esos que nadie quiere pitar por el mal comportamiento de algunos jugadores, y éste se ofreció para pitarlo, quedando todos asombrados por la valentía del joven árbitro, por lo que no dudaron en designarlo para este encuentro.

De esta manera se encontró pitando a las ‘viejas glorias’ y al equipo del Fabuloso “Cuevas, Maki, Vavá, etcétera”, aunque afortunadamente habló con los capitanes, todo salió bien y fue felicitado por todos los jugadores.

Agulló señaló que por aquella época “yo jugaba con este gran equipo del C.D. Arenal, en el que habíamos quedado campeones de aficionados y por tal motivo nos tocó jugar la fase del campeonato nacional contra el equipo de la Tercera División del Torrevieja, partido en el que Pérez Cabeza sería el encargado de arbitrar.

Debido a su afán por superarse y por su buena trayectoria en los partidos que iba arbitrando, fue ascendiendo de categoría, primero a Tercera División y luego a Segunda División. Arbitrando ya en esta categoría de plata fue adquiriendo cada vez más protagonismo, tanto por los medios de comunicación como por el Colegio de Árbitros y, sobre todo, por los propios jugadores.

Gran trayectoria
No obstante, ello le trajo una buena noticia, cuando le comunicaron que tenía que dirigir un partido de Primera División, el Valencia-Castellón, mientras alternaba partidos de Primera y de Segunda, aunque también lo hacía en la Segunda B, hasta acumular 101 partidos, registrados de la siguiente manera:
Regional en diferentes categorías, desde el año 1975 hasta 1977.
Tercera División, desde 1977 hasta 1981 (haciendo cursillos en Sevilla).
Segunda División, desde 1981 hasta 1989, con un palmarés de 59 partidos arbitrados, más los que arbitró en Segunda B, haciéndolo en un total de 35 encuentros.
Categoría Nacional Superior, desde 1989 hasta 1992, con un palmarés de 7 partidos arbitrados en 1ª División.

Otro partido, el que se celebró en el Estadio Santiago Bernabéu, entre los equipos Real Madrid-Deportivo de La Coruña.

Pérez Cabeza se negó a dirigir al Atlético de Madrid por las críticas de Jesús Gil a los árbitros de Primera División
Sin embargo, el fútbol también es muy ingrato y cuando al afamado árbitro de Primera División le estaba saliendo todo a las mil maravillas le ocurrió lo siguiente, tras una noticia deportiva que transmitían todos los medios de comunicación con fecha 3 de abril de 1987: “El árbitro Alfonso Pérez Cabeza, del Colegio de Ceuta-Melilla, se negó a dirigir el partido de la Liga que el Atlético de Madrid jugará el próximo domingo con el Cádiz en el Estadio Carranza. No se encuentra en condiciones anímicas para hacerlo, manifestaron a EFE fuentes del comité nacional, después de haber leído la carta que el vicepresidente del club rojiblanco, Enrique Cerezo, ha enviado, a instancias de su presidente, Jesús Gil y Gil, a la Federación Española de Fútbol, criticando las actuaciones de los colegiados en los últimos partidos de su equipo”.
En este escrito, Cerezo dejaba constancia de las dudas del Atlético respecto a Pérez Cabeza, “ya que no es un árbitro que goce de su confianza”. De momento, el castellano-leonés Ángel Calvo Córdoba “ha sido designado para sustituirle”. Ya fueron varios los colegiados que en la pretemporada se negaron a dirigir al Atlético por las declaraciones de Gil.

Los árbitros de Melilla se negaron a participar en el encuentro España-República Federal de Alemania
Más tarde, apareció esta otra noticia del 6 de diciembre de 1990: “Los árbitros de Melilla se niegan a actuar en el España-RFA”. Los árbitros melillenses, designados como auxiliares en el partido internacional Sub-16 entre España y la República Federal de Alemania, del Campeonato de Europa de la categoría, se han negado a participar en el mismo, que finalmente se disputaría el día 8 en Coria del Río (Sevilla), ante la prohibición de la UEFA de que el choque se jugara en Melilla.
Alfonso Pérez Cabezas, colegiado de Segunda División y concejal de Alianza Popular en el Ayuntamiento melillense, junto a los colegiados de Tercera, Joaquín Albadalejo y Vicente Domenech, habían sido designados para actuar los dos primeros como jueces de línea y el tercero como encargado de los aspectos técnicos y de los posibles cambios.
La decisión de los árbitros melillenses, comunicada al presidente del Colegio Nacional de Árbitros, José Plaza, fue tomada en protesta por la decisión de la UEFA al aceptar los argumentos alemanes de que no vendrían a jugar a Melilla porque la Ciudad Autónoma no se encuentra en territorio del continente europeo. AP fue el grupo político que protestó con más firmeza, por lo que consideró una falta de rigor y sentido deportivo de los alemanes.

Adiós al arbitraje
Por otro lado, Alfonso Pérez Cabeza se planteó dejar el arbitraje en Primera División por los problemas que estaba viendo en la situación arbitral a nivel nacional, unido a otras causas como declaraciones del singular Jesús Gil y Gil, el mínimo respeto hacia el arbitraje y el cambio de presidencia del Colegio de Árbitros. Todo ello fue determinante para que renunciase el único árbitro de Melilla que ha pitado en la máxima categoría nacional.

Así, con tan solo 37 años y estando en sus mejores momentos, por estas series de circunstancias, dejó el arbitraje a nivel profesional, en el que tan solo lo hemos podido disfrutar de sus consejos como profesor de la Federación Melillense y arbitrando algunos partidos, todos de origen homenajes.

Después de 1993, Alfonso no dejó el fútbol y continuó ligado al Comité Nacional de Árbitros hasta el año 2017 como delegado arbitral, informando de los partidos de 1ª y 2ª División, entre ellos algunos de gran importancia, como el Betis-Sevilla, el Málaga-Real Madrid, el Sevilla-Barcelona, etcétera, así como de partidos decisivos donde se jugaba el ascenso o descenso algunos equipos.

Actualmente se encuentra retirado definitivamente del arbitraje para dedicarse de lleno a su profesión, dirigiendo una Empresa de Transporte en nuestra ciudad.

Por último, Manolo Agulló quiere darles las gracias a todos los colegiados melillenses de aquella época, “ya que sin ellos no hubiese sido posible alcanzar las metas que antes y hoy estamos consiguiendo”.

“Creo que ha sido un colectivo del que debemos sentirnos orgullosos, aunque algunas veces no hayamos estado de acuerdo con ellos, pero que en otras hemos disfrutado por el resultado. En fin, recordar a todos los árbitros que han pasado por ese Colegio de Árbitros de Melilla. Es una tarea casi imposible, por esa razón espero que sirva de homenaje a todos ellos, que fueron muchos y que dejaron un recuerdo inolvidable”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€