El Colegio de Abogados de Melilla dedica el 8M a las mujeres de Ucrania y les ofrece su apoyo

El Ilustre Colegio de Abogados de Melilla dedicó ayer el 8M a las mujeres de Ucrania y ofreció el respaldo de la Abogacía melillense a todas las personas que lleguen a la ciudad procedentes de aquel país y necesiten apoyo y protección. El decano del Colegio de Abogados de Melilla, Blas Jesús Imbroda, mostró la solidaridad de la institución que dirige durante un acto en el que estuvieron presentes las dos jugadoras ucranianas del Melilla Sport Capital Torreblanca de fútbol sala femenino, Anna Shulha y Viktoria Kyslova.

Imbroda señaló que las familias de ambas jugadoras están intentando salir “de la situación terrible y el drama que vive Ucrania” para intentar llegar a Melilla, y aseguró que, si lo consiguen, “encontrarán en el Colegio de Abogados el apoyo jurídico” para que estén asistidas “perfectamente”.
También pidió a las instituciones que faciliten ayudas con la máxima agilidad y celeridad para las personas que llegan de Ucrania, como la escolarización de los niños y un lugar donde hospedarse, y lamentó que “un país que quiere ser libre”, como es Ucrania, esté siendo “aplastado por la sinrazón de una persona que lo está dirigiendo cómodamente desde Moscú”.
Frente a esa “sinrazón” y “tragedia inmensísima”, dijo que la Abogacía melillense “alza la voz” dedicando el 8M a la mujer de Ucrania, que “sufre en primera línea esta aberración y barbarie”.

Una situación muy difícil
Viktoria Kyslova habló en nombre de las dos jugadoras ucranianas del Torreblanca agradeciendo la ayuda “moral y financiera” que están recibiendo de los melillenses, lo que les está ayudando a sobrellevar una situación “muy difícil” para ambas, ya que sus respectivas familias están en zonas objeto de “bombardeos y destrucción”.
“Nuestros familiares no pueden salir de donde están, no hay corredores humanitarios y, si la gente intenta salir de los vagones del tren, simplemente disparan”, lamentaron antes de señalar las carencias de agua, electricidad y comida en su país, y la falta de comunicación durante días con sus seres queridos.
En el manifiesto, el Colegio de Abogados de Melilla pide “que cesen las bombas, las muertes y la destrucción en Ucrania” y “que Rusia respete el sagrado derecho a poder vivir en paz del Pueblo de Ucrania”, hacia quien muestra su “absoluta solidaridad”.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas