Escribe para buscar

Covid19

Dos casos de COVID-19 en el CEIP Real llevan a Salud Pública a ordenar su cierre en la etapa de Infantil

Compartir
Covid

El Ingesa realizará un cribado en el centro, en el que 200 alumnos y una veintena de profesores han visto afectada su actividad educativa.- La cuarentena es hasta el día 22, aunque si dan negativo en la prueba deberán incorporarse antes

El área de Salud Pública de la Ciudad Autónoma de Melilla ha ordenado el cierre del Colegio de Educación Infantil y Primaria Real, concretamente de la etapa de Infantil (3, 4 y 5 años), después de que dos personas adultas de la plantilla que trabaja en este centro educativo hayan sufrido un contagio de coronavirus. Un cartel firmado por la Dirección del colegio, colocado en la puerta del edificio de Infantil, así lo anunciaba y establecía un plazo de 10 días para volver a abrir sus puertas, el 22 de noviembre.

A preguntas de los periodistas, la consejera de Políticas Sociales, Salud Pública y Bienestar Animal, Francisca García Maeso, informó de que la decisión fue adoptada por su departamento después de que los rastreadores comunicaran los contactos estrechos de una de las personas que ha sufrido contagio, concretamente una maestra.
Aclaró que las dos personas que han dado positivo en sus pruebas son “focos distintos”, ya que el segundo de los casos, que fue notificado el jueves por la tarde, horas después del primero, trabaja en el edificio de Primaria, que es distinto al de Infantil, aunque ambos pertenezcan al mismo colegio.
Sin embargo, Maeso señaló que en el edificio de Primaria no se ha adoptado la misma medida de cierre que en Infantil porque los alumnos, de edades más avanzadas, utilizan mascarilla y no han sido declarados como contactos estrechos, a diferencia de lo sucedido en el caso positivo de Infantil, cuyos alumnos no utilizan este elemento protector ni tampoco están vacunados.
La consejera indicó que se ha seguido el protocolo establecido a nivel nacional y, ante esta situación, “no queda otra que ser precavidos” porque si alguno de los niños da resultado positivo en el cribado que se va a llevar a cabo, “ya sería tarde” y podrían contagiar a sus abuelos, colectivo que preocupa por su vulnerabilidad.

Cribado
El Ingesa se va a encargar de llevar a cabo las pruebas diagnósticas en el centro que ha sido cerrado, que cuenta con unos 200 alumnos en la etapa de Infantil, además de una veintena de trabajadores entre docentes, técnicos y cuidadores, según informó a este Diario el director provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional, Juan Ángel Berbel.
Indicó que el periodo de cuarentena que establece el protocolo es de 10 días, que se prolongará hasta el 22 de noviembre, aunque conforme vayan dando resultado negativo las pruebas PCR que se va a hacer a profesores y alumnos, estos tendrán que ir incorporándose al centro.

No hay brote
Por el momento, dijo que no se puede hablar de brote porque, para ello, debe haber un mínimo de tres casos positivos en un mismo espacio y que estén en contacto estrecho entre sí. En este sentido, se mostró optimista, ya que en Educación creen que no se llegará a producir el brote, dadas las estrictas medidas de seguridad que se están aplicando en los centros educativos.
Berbel confió en que todo se quede en “un susto” y que las dos personas que han dado resultado positivo, que están vacunadas, no tengan sintomatología ni sufran riesgos en su salud.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *