AMDH Nador: “El poder judicial se ha movilizado contra los migrantes que buscaban refugio”

“Veredicto muy duro”, afirma esta asociación tras conocerse la condena de dos años y medio de prisión impuesta por un juzgado del país vecino a trece migrantes por su implicación en el salto a la valla de Melilla del 24 de junio

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH-Nador) ha lamentado la condena de dos años y medio de prisión impuesta por un juzgado del país vecino a trece migrantes por su implicación en el salto a la valla de Melilla el pasado 24 de junio, que se saldó con entre 23 y 37 migrantes fallecidos, según distintas fuentes. A su juicio, muestra una “movilización” del poder judicial del país vecino contra unos migrantes que buscaban refugio.

«Dos años y medio de prisión y 10.000 dirhams (950 euros) de multa contra los trece migrantes juzgados por la Corte de Apelación de Nador. Veredicto muy duro que muestra cómo el poder judicial se movilizó contra los migrantes que buscaban refugio al servicio de las políticas migratorias», dijo el miércoles la ONG marroquí.


Esta asociación fue una de las más activas tras el trágico salto a la valla del pasado 24 de junio y fue la encargada de difundir las virales imágenes de decenas de cuerpos apilados al otro lado de la valla tras el intento de entrada masivo a Melilla. Tras conocerse la condena a 13 de los 500 inmigrantes que lo protagonizaron, AMDH-Nador ofreció esta valoración a través de Twitter.

La condena
Los medios marroquíes se hicieron eco este jueves de la decisión del Juzgado de Primera Instancia de Nador, que ha condenado a estos trece migrantes por presunta participación en relación en el asalto a la valla de Melilla.


Ya en julio, la Justicia marroquí condenó a 33 migrantes a once meses de prisión por «organizar y facilitar la salida y entrada ilegal de personas en Marruecos, por insultar a los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, y por ejercer violencia contra ellos, así como desobediencia».
A las 08.40 horas del 24 de junio, un grupo de más de 500 subsaharianos iniciaron la entrada a Melilla tras romper con una cizalla la puerta de acceso del puesto de control fronterizo de Barrio Chino, saltando por el tejado del mismo.


Asociaciones de guardias civiles españoles denunciaron el uso de barras de acero y herramientas de corte por parte de los migrantes, que actuaron con «máxima gravedad», al tiempo que las autoridades melillenses aseguraron que el grupo estaba «perfectamente organizado y (era) violento».


La AMDH denunció por aquel entonces que, tras los enfrentamientos, las fuerzas de seguridad marroquíes maniataron y apilaron a los migrantes inmovilizados en el suelo de las calles del Barrio Chino de la ciudad de Nador, unas imágenes que dieron la vuelta al mundo.


El salto a la valla de Melilla en junio fue el primero de estas características desde la normalización de las relaciones entre España y Marruecos en abril de 2022, tras el giro de posición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el Sáhara Occidental. Coincidió, además, a pocos días de la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid, el 29 y 30 de junio.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€