Agua de Trara

El dinosaurio sigue ahí

Ha sido considerado durante mucho tiempo como el relato más corto escrito en español: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, de Augusto Monterroso.

Está inspirado en un pasaje de “Tarzán el terrible”, de Edgar Rice Burroughs. Tarzán es perseguido en una tierra incógnita por un triceratops y sube a un árbol para escapar de la fiera y pasar la noche. Cuando despierta por la mañana descubre que el dinosaurio sigue debajo del árbol, esperándole.
El texto de Monterroso cambiaba las aventuras por la política. Aunque guatemalteco de origen vivía en México y el dinosaurio era el Partido Revolucionario Institucional, el PRI, que mediante artimañas de corrupción y fraude estuvo largo tiempo gobernando el país. Una etapa que parecía interminable y que muchos consideraban insoportable.
El dinosaurio de nuestro tiempo es Pedro Sánchez. Los españoles regresan de las vacaciones y encuentran que sigue instalado en la Moncloa, con sus trampas, sus mentiras, su Falcón, su Super Puma y hasta su Airbus, con el que se ha dado un viajecito por Hispanoamérica completamente prescindible. Sólo lleva cuatro años al frente del Gobierno, pero se están haciendo muy largos, sobre todo desde que en enero de 2020 formó el gabinete socialcomunista con Podemos y empezó a ceder bazas políticas a separatistas y filoterroristas.
La inflación sigue instalada en los dos dígitos, se han perdido en agosto casi 200.000 empleos y tanto las empresas como los particulares tienen grandes dificultades para pagar el recibo de la luz, pero los ministros socialistas compusieron en agosto un coro de loros para insultar día sí, día también, al presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijoo. Ha sido una exhibición de pánico, ante unas encuestas que mandan al PSOE y sus cuates a la oposición. Se han distinguido en el empeño las ministras sincopadas, que con unos instrumentos de viento serían firmes candidatas a participar en una nueva versión de “Con faldas y a lo loco”.
Querían dar la impresión de que existe un Gobierno, cuando lo único que hay es el dinosaurio Sánchez. Se demostró cuando el pasado jueves dejó con las vergüenzas al aire a los ministros que durante semanas, hasta la misma víspera, habían descalificado la bajada del IVA del gas que Núñez Feijoo llevaba meses proponiendo. Lo que digan loe miembros del gabinete carece así de valor. Ni siquiera vale la palabra de Sánchez, puesto que rectifica cuando le viene en gana y sin dar ninguna explicación, como ha ocurrido con las relaciones con Marruecos. Los socios de Podemos se enteran de lo importante por los periódicos. ¿A qué se dedican en los Consejos de Ministros? ¿Juegan al bingo?
El dinosaurio no fue capaz de devorar a Tarzán, que más inteligente logró dominarle. Sánchez vive en mundo anacrónico y no es capaz de asumir la realidad. Cualquier medida económica que proponga carece de verosimilitud mientras pague a 22 ministros, con su corte de zánganos, y siga aumentando el gasto público. Nada le funciona. Por mucha propaganda que hayan dado a la “isla ibérica” del gas, sólo ha servido para que se beneficien Francia, Portugal y Marruecos. No hay más que ver la cara de vinagre que se le ha puesto a la vicepresidenta de Transición Enérgética, Ribera.
Y luego están las trampas habituales. Ocho días a primeros de agosto para alegaciones sobre el totalitario proyecto de Ley de Información Clasificada. Y la sin par “Yoli” Díaz estimulando a los sindicatos -es decir, a la cuadrilla de “liberados”-, a que se manifiesten contra unas empresas cuyos beneficios se han reducido significativamente en os tres últimos ejercicios.
Lo más cómico, sin embargo, es el anuncio de Sánchez de “bajar” a la calle para recuperar sintonía con los ciudadanos. Mera propaganda y, tras la experiencia de la campaña andaluza, ya sabemos cómo se organizará: unos centenares de figurantes, sean o no militantes del PSOE, debidamente transportados y alimentados; los periodistas a distancia y planos de televisión convenientemente editados, para consumo de unas televisiones generalistas cuyos informativos se distinguen por el conformismo. Y más Falcon a costa del presupuesto. Los figurantes podrían incluso ser los mismos en cualquier punto del territorio nacional. No hay como la experiencia.
Frente a tanta mediocridad se hace necesario reivindicar a un gigante de la historia, como fue Mijail Gorbachov, que acaba de fallecer. Tuve ocasión de saludarle durante una visita a España y me pareció, sobre todo, una buena persona. Tenía ante sí una tarea imposible: desmontar una tiranía de 70 años. Sufrió muchas heridas, pro no causó ninguna.
Durante su mandato cayó el Muro de Berlín, el Ejército Soviético se retiró de la Europa del Este y una decena de países recuperaron la libertad. ¿Negativo para Rusia? Quienes hemos visitado el país hemos podido comprobar el enorme progreso en infraestructuras, el comercio, la prosperidad y libertad de la gente, y la aparición de una nueva generación cuya aspiración es la vida en democracia. Todo eso se ha puesto en peligro cuando un nuevo dirigente, Vladimir Putin, ha querido reivindicar viejas glorias soviéticas. Lo que ha hecho es poner en valor la figura de Gorbachov.
Descanse en paz, amigo.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€