Toneladas de residuos arrastrados por el río y el mar inundan las playas y el Paseo Marítimo

Tras la mañana de incesantes lluvias, por la tarde salió el sol y con él, muchos melillenses se toparon con una de las imágenes que deja el temporal: toneladas de residuos copando las playas de la ciudad. La de San Lorenzo fue la más perjudicada por su cercanía a la desembocadura del Río de Oro, por cuyo cauce bajó mucha agua desde primera hora del día y con él, una gran cantidad de residuos. A ellos se les sumaron los que llegaron desde el mar, empujados por el oleaje, que devolvía a la tierra miles de plásticos arrojados sin piedad por la mano humana durante años.

El arenal de San Lorenzo, uno de los más anchos del litoral melillense, estaba lleno de residuos desde la orilla hasta el mismo muro del Paseo Marítimo. Quedaron impracticables las zonas deportivas, invadidas por toneladas de cañas y basuras, sobre todo envases de leche, yogures y botellas de refresco. El mar devolvió hasta un colchón, que se quedó junto a una de las redes que delimitan los campos de vóley playa.
Algunos curiosos se acercaron a la orilla en busca de algunos objetos que todavía pudieran servir. Y todos con sus cámaras preparadas para inmortalizar la triste estampa de la contaminación marina.
Las basuras saltaron más allá del muro del Paseo Marítimo en algunas zonas donde la zona de la orilla es más estrecha, como la playa de los Cárabos. Los residuos que trajo el mar se podían encontrar en la acera de enfrente.
Algunas zonas del paseo también se quedaron cubiertas por la arena, hasta el punto de parecer una extensión de la playa más allá del muro tanto en la acera como en el carril bici.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas