Los límites de la medicina

Por Diego Portillo CRÍTICA DE CINE Por vicisitudes del destino (y de una bacteria) llevo un tiempo ingresado en el hospital y me espera una operación