Escribe para buscar

Editorial

Repatriar a los menores acogidos en Melilla

Compartir
Centro de menores La Purísima de Melilla

Por todos es conocido en Melilla que los menores extranjeros no acompañados que han estado acogidos aquí nunca han podido ser objeto de repatriación. Tampoco los de Ceuta, hasta ahora, cuando se está aplicando el tratado firmado entre los dos países en 2007. No será porque no se haya intentado. Y es que las autoridades de Marruecos, tradicionalmente, han metido en un cajón todos aquellos expedientes de repatriación de menores que hayan pasado por Melilla o Ceuta. Razones políticas están detrás de esa histórica dejación de funciones por parte del país vecino, que no reconoce estas ciudades como españolas. Quizá esta actitud de no admitir a trámite los expedientes de repatriación de los menores acogidos en Ceuta y Melilla pudiera ser una continuación de esa reivindicación soberanista, probablemente una represalia o una negativa a lo que al otro lado de la frontera pudiera interpretarse como dar su brazo a torcer.
Ahora, después de los acontecimientos de Ceuta en mayo, en los que Marruecos dio una nefasta imagen exterior ante Europa, y una vez que parece que las relaciones con España empiezan a reconducirse tras el relevo en el Ministerio de Asuntos Exteriores, estamos ante un escenario diferente. Ahora Marruecos sí acepta menores que cruzaron de manera irregular la frontera de Ceuta en aquellos días que algunos han calificado como invasión.
La repatriación se ha complicado por las denuncias y recursos interpuestos ante la Justicia. Pero, en caso de que esta se retome, y si sigue adelante ese retorno de menores a su país de origen, Melilla debería aprovechar este tren y hacer lo propio con los que tiene acogidos en sus centros. Lo extraño es que no lo haya hecho ya o, al menos, no haya comunicado su intención de hacerlo, a no ser que haya cambiado de opinión respecto a lo que desde el Gobierno local se manifestó al respecto hace poco menos de tres meses.
Entonces, el anterior responsable del área del Menor, Abderrahim Mohamed, aseguraba que diariamente firmaba un par de solicitudes de repatriación de menores acogidos en sus centros. El exviceconsejero apuntaba entonces que dichos expedientes “se pierden en la Embajada del Reino de Marruecos en Madrid porque no se interviene”. Y para aclarar quién no interviene, continuó diciendo que Marruecos no puede alegar que los procedimientos administrativos no son los adecuados por parte de España para que se ejecuten esas repatriaciones porque tanto la Ciudad Autónoma como la Delegación del Gobierno “cumplen” su parte.
Melilla está tardando en pedir al Ministerio del Interior que active también en estos casos el Tratado de 2007 firmado entre España y Marruecos, como ha hecho en el caso de Ceuta. Si no lo hace, estará demostrando una contradicción entre lo que defendía en junio y lo que hace ahora. Sobre todo cuando seguimos escuchando al partido que lleva las competencias del menor, Coalición por Melilla, que estas no deberían estar en manos de una ciudad de 12 kilómetros cuadrados.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *