Escribe para buscar

Editorial

Melilla necesita más policías

Compartir
Imagen de Melilla

Después de un año vacío de celebraciones, como fue 2020, con motivo de la pandemia de la Covid-19, en este 2021 se van recuperando poco a poco gracias a que Melilla tiene una situación epidemiológica más favorable y gran parte de su población está vacunada. Una de ellas tuvo lugar ayer en el Teatro Kursaal, con motivo del patrón de la Policía Nacional. Su día, en realidad, es el 2 de octubre, pero este año se ha adelantado unos días no porque caiga en fin de semana, que también, sino, sobre todo, para que pudiera estar presidido por quien ha sido el jefe superior de Policía en Melilla durante los últimos cuatro años.
Francisco Rodríguez se jubila hoy y pone fin a una carrera policial de casi 44 años. Su despedida y la pandemia centraron el acto oficial del patrón de la Policía en un acto solemne y vacío de discursos propagandísticos, porque los mensajes estuvieron enfocados en el homenaje y agradecimiento al trabajo realizado por el jefe superior a lo largo de su carrera y, por extensión, a toda la plantilla de la Policía Nacional en un año y medio muy duro en la que ha estado en primera línea en la lucha contra el coronavirus.
El jefe superior ofreció una alocución extensa que fue muy atentamente escuchada por el auditorio, formado en su mayoría por agentes que han estado en este tiempo bajo su mando, conscientes del valor de unas palabras pronunciadas desde una dilatada experiencia. Y apuntó algo que debe dar lugar a una reflexión: han bajado mucho los delitos y ha subido el índice de esclarecimiento de los delitos porque se han aumentado de forma considerable las patrullas para realizar labores de seguridad ciudadana, una medida derivada del cierre de los puestos fronterizos terrestres.
La conclusión es clara, y es que el trabajo en la frontera absorbe muchos recursos policiales. Esto es algo que los sindicatos del Cuerpo han venido diciendo una y otra vez cuando la frontera estaba abierta. Pero, ahora que está cerrada, y los agentes que estaban antes en la frontera han sido destinados a patrullas de calle, es cuando de verdad se ha notado y así se refleja en las estadísticas. El propio jefe superior de Policía lo reconoció ayer públicamente en su discurso.
Es evidente que en Melilla hacen falta muchos más policías de los que tenemos para ir en esa dirección ansiada por los melillenses, que es tener una ciudad cada vez más segura. Porque, cuando abran la frontera, lo más probable es que esos agentes volverán a sus puestos y esos servicios de seguridad ciudadana que han desempeñado en el último año y medio quedarán mermados y sin el personal que ha permitido esos datos récord en España.
La delegada del Gobierno es consciente de ello porque, antes de tomar posesión de su cargo, cuando el PSOE estaba en la oposición, pedía ese refuerzo de agentes tanto de la Policía como de la Guardia Civil. Más de una vez se ha escudado en que no se ha producido ese refuerzo porque en la época del PP, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado quedaron mermados. Pero todos esperamos más soluciones y menos excusas, porque con esa postura, hace lo mismo que su adversario político, el PP, que ahora pide aumentar estos efectivos cuando no lo hizo estando en el Gobierno. A la vista de todos está que hacen falta más policías en Melilla. Trabajen para que eso sea posible.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *