“Melilla es una ciudad que se ha reinventado muchas veces”

Cronista Oficial de la Ciudad Autónoma de Melilla

Por Rocío Norzagaray

Antonio Bravo Nieto es el Cronista Oficial en Melilla. No hay un perfil estándar de cronista, pero hay algo que los une a todos: el valor de querer conservar el patrimonio de una ciudad, su historia y su cultura
Además, nuestro entrevistado ha querido destacar la importancia de que una ciudad se renueve, pero siempre conservando su historia. Es, en su opinión, la única forma de mantener la esencia y personalidad de Melilla.

¿Cuál es la función del cronista oficial?
El cronista es una persona que se encarga de estudiar los principales acontecimientos de la historia de Melilla, su sociedad, su cultura, defender su patrimonio, generar espacio formando una biblioteca y archivo. Son funciones muy amplias. Normalmente los cronistas pertenecen a ámbitos muy distintos, se buscan personas comprometidas con el patrimonio de su ciudad, personas que han demostrado unos valores. Hay cronistas que son profesores de universidad, médicos que se han dedicado a investigar sobre la historia de su ciudad… Cada uno aporta desde su sensibilidad y los nombra la ciudad.
Como el caso de Tico Medina, él era periodista y la ciudad de Granada lo nombró cronista porque se sentía representada con lo que Tico hacía. No es remunerado, por lo tanto, no se trata de una profesión, no existe la plaza de cronista.

¿Qué medios tiene para desarrollarlo?
Todo está recogido en el reglamento: es un local acondicionado con material y una biblioteca.
Yo en el 2005 creé una biblioteca, desde la que dentro de mis posibilidades intento generar un archivo para la ciudad. No es mi oficina, pero está ahí para todo el mundo y para las posibles consultas.

¿Qué hechos históricos destaca de Melilla como cronista?
Melilla es una ciudad milenaria, siempre lo más cercano resulta ser lo más interesante, pero es una ciudad que fue fenicia, romana, púnica, musulmana, un reino taifa…
Es una ciudad que ha sido ciudad autónoma tres veces y que emitió moneda propia en la época púnica.
En los últimos 525 años ha pasado de las murallas del renacimiento a los baluartes del barroco, a las falsificaciones del XIX y a la arquitectura modernista del siglo XX.
¿Cómo ve el futuro de la ciudad?
Puede que nos cueste ver luz a raíz de la crisis, pero Melilla es una ciudad que se ha reinventado muchas veces, ha salido adelante con grandes transformaciones. Es una ciudad a prueba de bomba que lleva más de dos mil años como una entidad y una realidad. Posiblemente haya cambios y se tenga que adaptar a los nuevos tiempos, pero yo quiero ser optimista.

¿Algo que le gustaría que se hiciese?
Para mí las cuestiones del patrimonio son muy sensibles, su cuidado y mantenimiento y todo lo que se haga en esa línea me parecería siempre genial. Hay que cambiar, pero conservando sus valores históricos. Hay que equilibrar y nos cuesta mucho ser equilibrados a veces, se quiere cambiar de golpe y hay que buscar ese cambio conservando lo que merece la pena conservar. Hay ciudades sin personalidad porque copian la misma arquitectura y termina siendo una más.

Sobre la publicación de los libros ¿qué nos puede decir?
Durante el COVID yo aproveché el tiempo para trabajar y en este tiempo han salido tres libros: uno sobre monumentos públicos, otro sobre arquitectura tangerina y un último sobre la ciudad de Nador.
Ahora estoy trabajando muchos otros frentes. Estamos trabajando mucho últimamente en Argelia sobre el patrimonio español en la ciudad de Orán del siglo XVI al siglo XVIII. Son países diferentes con gobiernos diferentes, pero no deja de haber allí un patrimonio español.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas