El vicario episcopal de Melilla pide al Santísimo Cristo de la Paz el fin de la guerra en Ucrania

Este realizó su recorrido desde la Plaza Menéndez Pelayo acompañado por la Banda de Música ‘Ciudad de Melilla’

Paz. Una palabra fácil de pronunciar, pero difícil de aplicarla en la vida real. Y más aún en los tiempos que corren. Pues esta se ha convertido en un bien que escasea hoy día.
Es por eso por lo que anoche, bajo la quieta, tranquila y solemne noche melillense, el vicario episcopal de Melilla, Eduardo Resa, pidió desde la tribuna instalada en la Avenida Juan Carlos I al Santísimo Cristo de la Paz, el cual salió en ayer en procesión, a que pusiera fin a la guerra en Ucrania y llevara la paz a ese noble pueblo.

Clavado en la cruz, llevado en hombros

En esa tarde / noche de Jueves Santo se encontraba él. En lo alto y mirando cómo poco a poco se escondía el sol melillense para empezar ‘su calvario’. Clavado en la cruz y portado a hombros por cofrades de la hermandad, el Santísimo Cristo de la Paz levitó por las principales calles del centro de la ciudad llevando ‘su noble calvario’ con la mirada doliente, pero ‘en paz’ y con la cruz dirigida al cielo.

La Banda de Música ‘Ciudad de Melilla’ se encargó de honrar su camino hacia el ‘Reino de los Cielos’ de esta noble ciudad norteafricana con un rico y variado repertorio de marchas procesionales que comenzó con ‘Pasa el Cristo de la Paz’, de Jesús Cea Samaniego, ‘A Ti Manué’, de Juan José Puntas Fernández, o ‘Mater Mea’, de Ricardo Dorado.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas