Escribe para buscar

Seguridad

AEGC: “El Gobierno deja desprotegidos a los agentes por sus prisas en la valla”

Compartir
Inmigrantes tras el salto a la valla

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) pidió ayer una mayor contundencia ante agresiones como las que sufrió ayer un guardia civil en la valla, dado el peligro que pueden suponer para su integridad. A través del perfil de Twitter, AEGC deseó una pronta recuperación al agente: “Hoy [por ayer] por suerte podemos contarlo, ya que el garfio no ha dado en un órgano vital. Estos delitos deben de ser castigados con una legislación más contundentemente”, afirmó AEGC en la red social.

Después, en una nota, AEGC acusó al Gobierno de “dejar desprotegidos” a los agentes que custodian la valla fronteriza entre España y Marruecos en Melilla por sus “prisas” en la remodelación del perímetro, retirando las concertinas sin instalar los peines invertidos de forma simultánea.
Lamentó que los agentes “ahora están aún más expuestos ante las avalanchas que protagonizan los inmigrantes para intentar violentar nuestra frontera”, y puso como ejemplo el guardia civil herido ayer de madrugada por la agresión con un garfio por parte de uno de los subsaharianos que trataba de entrar a Melilla.
“Ha tenido que ser trasladado a Urgencias para recibir diversos puntos de sutura. Afortunadamente, el inmigrante no llegó a tocar ningún órgano vital del compañero, pero todos sabemos que esta agresión pudo costarle la vida si en vez de ser el mentón es un poco más abajo, el cuello, donde se encuentra la yugular”, aseveró.

“Extrema violencia”
AEGC denunció la “extrema violencia” empleada en el salto a la valla de este miércoles e insistió en señalar al Gobierno por “sus prisas” en la remodelación de la valla, ya que ahora los agentes “también tienen que defenderse de las agresiones con los garfios que emplean para trepar por la valla”.
Agresiones que, según AEGC, se unen a las que ya sufrían “con piedras, ácido y orines que los inmigrantes les arrojan desde la valla”, ya que “la agresividad que emplean los inmigrantes en sus asaltos ha ido en aumento en los últimos años, dejando en cada asalto algún agente herido”.
AEGC afirma que ello implica poner en riesgo la vida de los guardias y mermar la plantilla con las bajas, por lo que exige una ampliación urgente de la plantilla con personal fijo y no itinerante, habida cuenta que “el problema con los asaltos no es esporádico y, por tanto, requiere una plantilla fuerte, bien equipada y reforzada”.
Esta asociación asegura que “al otro lado de la frontera hay más de 400 inmigrantes que tensionan cada noche la valla” y para ellos, cuyo sueño es llegar a Europa, “la vida de los guardias civiles que están para repelerles no vale nada”.
“Somos solo el último muro y vienen dispuestos a derribarlo, cueste lo que cueste”, dejó claro AEGC, instando al Ministerio del Interior a que ponga voluntad para solucionar un problema que ya conoce.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *