Escribe para buscar

Editorial

Un video revelador de lo que sufre la policía en sus intervenciones en la Cañada

Compartir
Imágenes del vídeo

El video publicado ayer por MELILLA HOY en sus redes sociales sobre una intervención policial en la Cañada ha logrado en apenas unas horas más de 32.000 visitas en el perfil de Facebook y de cerca de 7.000 en el de Twitter, con reacciones no solo desde Melilla sino también del resto del país, porque las imágenes fueron compartidas por los grandes sindicatos policiales a nivel nacional.
En la grabación se puede comprobar perfectamente a qué se enfrenta en ocasiones la Policía cuando interviene en la Cañada de Melilla: pedradas y lanzamiento de objetos contundentes desde azoteas mientras realizan una detención. Los apoyos tuvieron que usar material antidisturbios para controlar la situación. Además, los agentes pudieron materializar la detención y sin sufrir daños personales por escasos centímetros dado que varios de los objetos les salieron rozando, uno de ellos, de haber caído sobre la cabeza tanto del policía como del propio detenido, que se hallaba en el suelo siendo esposado, podía haber tenido fatales consecuencias.
En el video, se ve igualmente como uno de los agentes tiene identificada a la persona que arrojaba objetos, al parecer menor de edad. “Luego hablaré con tu padre” le advirtió un policía de paisano mientras otro le hacía avisos de que tomaban nota del delito que estaba cometiendo, por lo que su arresto podría producirse en próximas fechas.
Ya se sabe que, en estas cuestiones, uno tarde o temprano, tiene que pagar por sus acciones, y más si son delictivas.
Lo ocurrido el jueves no es culpa del barrio en su conjunto, ni muchos menos y por eso consideramos que son injustos algunos cometarios en dichas publicaciones culpando a toda la Cañada. Los culpables de lo ocurrido son únicamente aquellos que empezaron a arrojar objetos contundentes a los policías. Otra cosa es la necesidad de todos de concienciar a quienes actúan así, haciéndoles ver que no solo no es correcto, sino también delictivo. Y cuando tengan que hacer frente a la acción policial y judicial, ahí ya no valdrán los lamentos porque en ese momento será tarde.

Etiquetas:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *