Escribe para buscar

Educación Local

Tres semanas para el final de un curso horroroso por un lado y positivo por otro

Compartir

Todo parece indicar, aunque las autoridades se resisten a anunciarlo oficialmente, que el próximo curso escolar 2021/20211 que comenzará en septiembre será con horario completo en Melilla, quizá porque quieren tener los cabos atados y sobre todo lograr el visto bueno del Ministerio de Educación, que es de quien depende esta materia en nuestra ciudad.Pero ya las declaraciones del director provincial Juan Ángel Berbel y de la propia delegada del Gobierno Sabrina Moh, durante la campaña de visitas a colegios e institutos que están realizando en este tercer trimestre del curso 2020/2021 para dar las gracias a la comunidad educativa por su labor durante este curso en pandemia y para recoger sus opiniones de cara al próximo curso, dejan entrever que las clases reducidas al 50% como las que hemos tenido los últimos nueves meses podrían ser historia.Una jornada reducida que se adoptó para hacer frente a la crisis del coronavirus frente a las clases telemáticas que imperaron desde marzo a junio de 2020 con el inicio de la pandemia. Un horario partido en dos que es infinitamente mejor que las clases on line, sobre todo teniendo en cuenta que no todos los alumnos melillenses disponen de los medios necesarios para seguir estas clases, ya sea por carecer de conexión a internet o no tener suficientes ordenadores o dispositivos electrónicos para que todos los componentes de una familia pudieran tener sus necesidades cubiertas.Esa ha sido la parte positiva, recuperar el contacto alumno/profesor en una misma aula y seguramente acabaremos el curso sin que ningún colegio al completo de Melilla haya tenido que cerrar por casos positivos de covid. Se han clausurado aulas y ha habido un número indeterminado de estudiantes y profesores contagiados -en Melilla, a diferencia de Ceuta, el hermetismo a la hora de dar cifras periódicamente de personas afectadas en el ámbito de la Educación ha sido total-, pero ello no ha evitado las clases presenciales.Sin embargo, el presente curso también ha sido horroroso en muchos sentidos, porque no es lo mismo recibir dos horas y media de clases que cinco, por lo que es lógico pensar que este año los estudiantes no han podido aprender lo mismo que de haber tenido jornadas completas. Para los padres también ha sido duro de llevar porque la conciliación familiar y laboral igualmente se ha visto resentida teniendo que llevar a sus hijos solo la mitad del horario habitual.Por todo ello, muchos están deseosos de recuperar la normalidad en las aulas, aunque para ello el Ministerio de Educación tenga que seguir haciendo esfuerzos para contratar más profesores y dotar de más espacios para lograr unas ratios profesor/alumnos llevaderos y que estén acordes con estos tiempos en los que aún sufrimos la pandemia. En otros muchos puntos de España ya lo lograron en septiembre de 2020, porque sus condiciones podrían permitírselo, en forma de menores ratios y más aulas. Esperemos que, en Melilla, aunque sea con un año de retraso, podamos también lograrlo.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Siguiente