Sánchez resta importancia a la duración de su conversación con Biden y dice que seguirán en contacto

El encuentro se produce con la tensión con Marruecos como telón de fondo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha restado importancia a la brevedad de la conversación que ha mantenido con el presidente estadounidense, Joe Biden, durante la cumbre de líderes de la OTAN, defendiendo que era una primera toma de contacto y que han acordado «seguir en contacto».

En rueda de prensa al término de la cita, en la que los líderes han acordado que España sea sede de la próxima cumbre en 2022, Sánchez ha explicado que han hablado de «reforzar lazos militares» y también sobre América Latina.

Como ya hiciera la semana pasada, ha ensalzado la «agenda progresista» iniciada por Biden desde su llegada a la Casa Blanca y ha asegurado que tras esta «primera toma de contacto» han acordado «continuar colaborando, trabajando y seguir en contacto».

Encuentro breve

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se han saludado y conversado brevemente este lunes en un pasillo de la sede de la OTAN, una charla cuyo contenido por ahora se desconoce y que ha durado menos de un minuto.

El contacto se ha producido tras la fotografía de familia de los líderes aliados, instante en el que Sánchez se ha acercado a saludar a Biden como han podido captar las cámaras. En ese momento, todos los líderes se dirigían a la sala donde se produce a esta hora la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN.

Fuentes gubernamentales han confirmado que este breve contacto es el encuentro en el que han trabajado la Moncloa y la Casa Blanca los últimos días y han señalado que ha servido para «saludarse, conocerse personalmente y establecer un primer contacto».

El hecho de que las cámaras hayan captado el intercambio entre Biden y Sánchez evidencia la «excelente relación que existe entre ambos países», han precisado las fuentes que, sin embargo, no concretan el contenido de la conversación, remitiéndose a la rueda de prensa de esta tarde del presidente del Gobierno.

Aunque desde Moncloa se había apuntado que el primer contacto entre los dos mandatarios estaba confirmado, lo cierto es que no venía incluido en la agenda oficial de ambos.

Marruecos y Sáhara

El encuentro se produce con la tensión con Marruecos como telón de fondo. Como finalmente ha terminado reconociendo Rabat, la crisis diplomática entre los dos países tiene que ver con el Sáhara Occidental y no con la acogida por motivos humanitarios del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España para tratarse de COVID-19.

Marruecos quiere que España siga los pasos de Estados Unidos, que con Donald Trump aún al frente anunció el pasado 10 de diciembre el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, como contrapartida a que el reino restableciera relaciones con Israel.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca no ha alterado por el momento esa postura, lo que parece haber alentado a Rabat a presionar a otros países a que les emulen, como es también el caso de Alemania.

Washington ha reafirmado en estos últimos meses la importancia que confiere a su relación con el país norteafricano. Así, el plena entrada masiva de migrantes a Ceuta el pasado 18 de mayo, Blinken habló con el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Bourita, reconociendo a Rabat un «papel clave» para «fomentar la estabilidad en la región».

Esta misma semana, desde el Departamento de Estado se ha vuelto a hablar de la crisis entre España y Marruecos y también del reconocimiento del Sáhara como marroquí, sin que se constaten cambios más allá de que su portavoz, Ned Price, dijera que no hay «continuidad» sino «profundas diferencias» con la Administración anterior.

No obstante, Price insistió en que Estados Unidos «es socio» tanto de España como de Marruecos, evitando pues pronunciarse sobre la crisis entre ambos, y aseguró que «no hay nada que añadir» respecto al reconocimiento del Sáhara.

La solidez de la relación entre Washington y Rabat también ha quedado confirmada por la celebración en Marruecos –junto a Senegal y Túnez– de las maniobras militares Africa Lion 21, las principales que lleva a cabo en el continente el Mando para África estadounidense. Pese a ciertas informaciones que apuntaban a que una parte trascurriría en el Sáhara Occidental, finalmente este extremo quedó desmentido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€