Escribe para buscar

Opinión

Nada puede salir bien con Sánchez a la cabeza.

Compartir

Lo que está sucediendo en España ahora mismo no tiene nombre. Muy pocos esperaban que este gobierno pudiese tener la cara tan dura. Ya solo los más sectarios pueden seguir defendiendo esta locura. 

No hay más que mentiras constantes, y promesas electorales incumplidas. Tenemos un presidente cuya única ideología es: ‘la que sea con tal de seguir siendo presidente’. Si para aprobar los presupuestos tuvo que dar el pésame a un terrorista en sede parlamentaria, lo hizo. Si tuvo que acercar a los etarras a sus familiares y sacar del módulo de aislamiento a un personaje condenado a 300 años de cárcel por el asesinato, entre otros, de Miguel Ángel Blanco y Gregorio Ordoñez, lo hizo. Si tuvo que eliminar el castellano como lengua oficial del Estado y vehicular en la educación, también. Si ahora tiene que conceder el indulto a las separatistas para seguir gobernando, independientemente del caos que eso provocaría en su propio partido y los informes contrarios por parte del Tribunal Supremo, lo hará.

Todo vale, y es que dejar de ser presidente sería un varapalo no solo para él, sino para su mujer y todos sus amigos enchufados y familiares, que ahora viven muy bien de los impuestos que pagamos todos: su hermano ocupa un cargo en la Diputación de Badajoz, con un sueldo público de 45.000 euros; ha creado un puesto en el Ministerio de Transportes específicamente para su mejor amigo, Ignacio Carnicero, por un sueldo de 90.000 euros; y ha colocado a su amigo Andrés Arranz como presidente de la empresa pública Senasa, con un sueldo de 125.000 euros. Además, Begoña Gómez, su mujer, dirige la Cátedra Extraordinaria sobre Transformación Social Competitiva de la Universidad Complutense de Madrid, además de la dirección de varios másteres y su cargo como directora del África Center del IE. No cuenta ni siquiera con un título universitario…

Nuestro país está dirigido por un mentiroso patológico, además de inútil, apoyado por pro-etarras, comunistas y secesionistas. Un cacique dispuesto a lo que sea con tal de seguir sacándose fotos en el Falcon y autodenominarse “líder mundial”, apoyado por unos socios cuyo único objetivo es destruir el país. ¿Qué puede salir mal?

Etiquetas:

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *