La Policía detiene a la empleada de una inmobiliaria por quedarse con las fianzas de 36 inquilinos

Cobraba personalmente la fianza de los contratos de alquiler mediante pago en efectivo en contra de la política de la empresa, que consistía en ingresar las fianzas en la entidad pública municipal Emvismesa

La Policía Nacional ha detenido como presunta autora de un delito continuado de apropiación indebida a una empleada de una inmobiliaria de Melilla por quedarse con las fianzas de alquiler de, al menos, 36 inquilinos, llegando a una cantidad cercana a los 30.000 euros. En una nota de prensa, la Jefatura Superior de Policía de Melilla ha informado de que esta mujer, la empleada más antigua de la inmobiliaria, llevaba huida en Málaga varios meses, aunque la detención tuvo lugar en la ciudad autónoma tras una investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF).

Este caso comenzó en abril, cundo uno de los dueños de la inmobiliaria, conocida en Melilla, acudió a la Jefatura Superior de Policía para presentar una denuncia tras tener la certeza de que varios clientes habían sido víctimas de un fraude llevado a cabo por una de sus empleadas.


El modus operandi de esta trabajadora consistía en cobrar personalmente la fianza de los contratos de alquiler mediante pago en efectivo, valiéndose de su condición de empleada de la inmobiliaria y de la confianza depositada en ella por los propietarios, ya que llevaba más de 8 años en la empresa, siendo la empleada más antigua.


Esta trabajadora contravenía, de esta manera, la política de la inmobiliaria, que consistía en ingresar las fianzas en la entidad pública municipal Emvismesa.
Mediante el cobro en efectivo, esta empleada llevaba desde septiembre del año 2018 apropiándose de las fianzas, que nunca devolvía al finalizar los contratos, alegando todo tipo de excusas, salvo en las pocas ocasiones en las que los antiguos inquilinos amenazaron con denunciar o hablar directamente con los propietarios.

La empresa las devolvió
La empresa se ha visto obligada a hacer frente a las fianzas impagadas, soportando un perjuicio económico cercano a los 30.000 euros, además de una gran merma de la imagen, la credibilidad y reputación de la inmobiliaria, y la pérdida de la confianza de al menos 36 clientes afectados.


El dueño de la inmobiliaria aportó una gran cantidad de documentación pormenorizada para que los agentes investigadores hicieran las indagaciones necesarias para esclarecer los hechos y localizaran a la presunta autora, que había huido a Málaga desde hacía meses.


Finalmente, la Policía pudo detener el pasado día 15 a esta mujer, una española de 49 años sin antecedentes, a quien se investiga por un delito continuado de apropiación indebida.

( La edición digital de PDF de MELILLA HOY
https://online.melillahoy.es/membresias/ )

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas