La Guardia Civil interviene en el puerto mandos de videojuegos falsificados valorados en 1.800 euros

mandos de videojuegos falsificados

Investiga al importador, un varón melillense, como presunto autor de un delito contra la propiedad industrial

La Guardia Civil ha intervenido en Melilla una veintena de mandos falsificados de una reconocida marca de videoconsolas, mercancía que está valorada en unos 1.800 euros, y ha abierto diligencias contra el importador, un melillense al que se investiga por un presunto delito contra la propiedad industrial.

En una nota de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla ha informado de que los hechos ocurrieron el pasado 6 de noviembre, durante una inspección fiscal sobre mercancías transportadas en un contenedor procedente de Asia que llegó a la ciudad.
La mercancía fue sometida a un reconocimiento físico tras la presentación de la declaración de importación de la mercancía en la Dependencia Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales y el análisis de riesgo previo, en la que declaraba contener partes de videoconsolas para su uso personal.
La apertura del contenedor y la inspección física de la mercancía permitió localizar en una de las partidas identificadas 20 bultos que contenían 20 cajas de mandos de videoconsola de una reconocida marca, con sus logotipos y diseños, si bien los agentes apreciaron indicios suficientes de que pudieran ser falsas.
Ante una posible vulneración de los derechos de marcas comerciales registradas y de la propiedad industrial, la mercancía fue intervenida de forma cautelar junto a sus cajas de embalaje, cuyo interior contenían el mismo número de manuales de instrucción, cables de carga y los accesorios correspondientes para su funcionamiento.
La Guardia Civil realizó gestiones con el representante legal de la marca en España que, junto a las pruebas periciales realizadas, permitieron constatar la falsedad del producto intervenido.
El valor comercial de la mercancía tras los informes periciales asciende aproximadamente a unos 1.800 euros.
El destino final de la mercancía falsificada intervenida presumiblemente hubiese sido la venta en diversos establecimientos de la ciudad.
El importador de la mercancía, un varón de nacionalidad española y con residencia en Melilla, ha pasado a disposición judicial en calidad de investigado como supuesto autor de un delito contra la propiedad industrial, mientras que la mercancía intervenida ha quedado depositada a disposición de la autoridad judicial que lleva el caso.

“No seas cómplice”
La Guardia Civil y la Agencia Tributaria, junto la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEMP) y la Asociación Nacional para la Defensa de la Marca (ANDEMA), ha alertado sobre las consecuencias del consumo de productos falsificados, entre ellas, la pérdida de puestos de trabajo y cierre de empresas.
También la financiación de mafias y grupos de delincuencia; relación directa con la explotación laboral, tráfico ilícito de inmigrantes y crimen organizado y peligro para la salud y seguridad de los consumidores.
Por ello, pide a la ciudadanía que no sea cómplice ante las falsificaciones. 

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas