MELILLA HOY

La Ciudad otorgará ayudas para el arreglo y mantenimiento del edificio de la Comunidad Judía

Comunidad judía de Melilla

Por: Miguel Rivas

El inmueble presenta varias deficiencias en oficinas, puertas o cuartos de baño que se han ido “deteriorando” con el paso del tiempo y que no se han podido solventar porque las personas “ de peso” han ido falleciendo

“Es la primera vez que la comunidad israelita solicita una ayuda al Ayuntamiento, a alguien externo, para una reparación de esa índole porque la gente de peso económico de Melilla ya no están”, afirma Hayim Amselem Bittanm, miembro de la Directiva Judía de Melilla, el cual reconoce que no les ha quedado “más remedio” que solicitar una ayuda al Gobierno local para “subsanar” los desperfectos que tiene el edificio. “Esto es un pulmón para la comunidad israelita y la intención es que vengan otras familias aquí a Melilla, pero si no lo arreglas poco va quedando aquí”, sostiene.

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, anuncia que el Gobierno local ayudará a la reforma y arreglo de los desperfectos que padece actualmente el edificio de la Comunidad Judía de Melilla a través de una subvención que se emitirá una vez que se determinen las “necesidades”, algunas “perentorias”, para el mantenimiento del edificio.

“Es un edificio emblemático que forma parte de la cultura de un pueblo, la comunidad judía, que está repartida por todo el mundo y que también llegó a Melilla hace muchos años”, explicó De Castro quien resaltó la necesidad de “conservar” el inmueble. Así pues, acudió junto con el director general de Infraestructuras para “tomar nota” de esos arreglos de mantenimiento del edificio. “Se pusieron en contactos con nosotros para echar una  mano, y lo vamos a hacer como lo hacemos con todas las comunidades dentro de las posibilidades que hay”, asegura.

Deficiencias en oficinas, puertas o cuartos de baño

Hayim Amselem Bittam, miembro de la Directiva Judía de Melilla, asegura que el edificio se ha ido deteriorando con el paso del tiempo debido a la falta de liquidez para “solventar los gastos” para las obras de remodelación.

“El colegio se reformó hace varios años y ya desde ese momento hasta ahora no se ha podido volver a tocar porque poco a poco ha ido estropeándose y las personas de peso en la comunidad han ido falleciendo”, sostiene Bittam, quien asegura que el edificio no es solo un colegio para niños judíos, sino que se usa para toda la comunidad en la Ciudad.

Entre las zonas o partes del inmueble que necesitan ser arregladas se encuentran las puertas de las oficinas, los cuartos de baño o las aulas. “Todo eso lo hemos ido arreglando para lavarles un poco la cara y no se vea como estaba el colegio o el edificio comunitario”, relata, afirmando que es la primera vez que la comunidad israelita solicita ayuda al Gobierno de la Ciudad para una reparación de esa “índole” ya que, como ha recordado, las personas de “peso económico” que se encargaban de financiar estos asuntos han fallecido.

“No nos ha quedado más remedio que ir al señor presidente y pedirle una ayuda para que nos pueda ir subsanando todo lo que tenemos deteriorado aquí en el colegio”, admite.

Actualmente 85 alumnos forman parte del colegio. No obstante, Bittam aclara que el edificio se utiliza para “muchas más cosas” aparte de ser un centro escolar.

“Esto es un pulmón para la comunidad israelita: el colegio. Y la intención es que vengan otras familias aquí a Melilla, pero si esto no lo vas ayudando, reformando ni arreglando, aquí poco va quedando”, advierte finalmente Bittam.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas