Javier Imbroda recibe un emotivo homenaje en el Pabellón Martín Carpena de Málaga

Con el lema de ‘Eterno Imbroda’ comenzaba un sencillo acto junto a la afición malagueña, que proseguía con el apagado de las luces y con el marcador central plasmando un nostálgico vídeo con muchas de sus hazañas y, además, con un mensaje especial al final: ‘Ilusión, constancia, cariño, entrega, profesionalidad, pasión, corazón, lo llevaremos siempre con nosotros’. Una amplia representación de sus compañeros, jugadores, amigos y familiares, incluidos sus hijos Javi y Pablo, asistieron al encuentro que este pasado domingo enfrentó al Unicaja y al MoraBanc Andorra de la Liga Endesa. (FOTO ACB)

El melillense Javier Imbroda Ortiz, fallecido el pasado 3 de abril a los 61 años debido a un cáncer, recibía este domingo un corto pero emotivo homenaje durante el tiempo de descanso del partido de baloncesto de la Liga ACB que enfrentó, en el Pabellón Martín Carpena de Málaga, al Unicaja y al MoraBanc Andorra.
Con el lema de ‘Eterno Imbroda’ comenzaba un sencillo acto junto a la afición malagueña, que proseguía con el apagado de las luces y con el marcador central plasmando un nostálgico vídeo con muchas de sus hazañas y, además, con un mensaje especial al final: ‘Ilusión, constancia, cariño, entrega, profesionalidad, pasión, corazón, lo llevaremos siempre con nosotros’. Su ‘Carpena’ dedicó una atronadora ovación, con los 3.637 espectadores puestos en pie.
Una amplia representación de sus compañeros, jugadores, amigos y familiares asistieron al encuentro, casos de Gaby Ruiz, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez, Jacinto Castillo, Pedro Ramírez, Manolo Rubia, Alfonso Reyes, Manolo Castillo, Luiso Díaz, Eduardo García, Carlos Fajardo, José María Martín Urbano o Enrique Fernández, entre otros. Tampoco faltaron sus hijos Javi y Pablo.
Alfonso Reyes, uno de los que tomó la palabra, incidía en que esta leyenda del baloncesto melillense y nacional “lideró un proyecto deportivo que fue un sueño. Fue un maestro, un psicólogo. Cuando nos encontrábamos con él era como encontrarte con un profesor. El baloncesto malagueño le debe mucho y ya está empezando a saldar esa deuda con creces. Lo recordaremos con alegría y cariño”.
Javi Imbroda, por su parte, afirmaba que su padre “estará feliz allá de donde os esté viendo. Hay que brindar por la vida”, mientras que su otro hijo, Pablo, se dirigió a los aficionados para pedirles que brinden “por la vida y por la salud”.
Desde la entidad cajista, se destaca de Imbroda que llegó a Málaga muy joven para “convertirse en el entrenador que dio vida a nuestro baloncesto, que dio la oportunidad a muchos valores jóvenes, que llevó al equipo a su primera final de la Liga…”. También se asegura que “su carácter y ambición impregnó a su equipo, que fue creciendo hasta quedarse a un triple, el de Mike Ansley, de lograr el campeonato liguero en 1995 frente al F.C. Barcelona”. De igual modo, el melillense, como se recalca, fue “artífice” de la primera aparición del Unicaja en la máxima competición continental, la entonces Liga Europea.
Cabe recordar que, con anterioridad a este homenaje organizado por el Unicaja Baloncesto a Javier Imbroda, la Junta de Andalucía decidía rebautizar con el nombre del que era su consejero de Educación y Deporte a la Ciudad Deportiva de Carranque de la capital costasoleña.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Bajar impuestos = más votos

El gran Rafa Nadal viene a ser como Tezanos, pero al revés. Nadal será parte de ese enorme legado español, Tezanos parte de nuestra vergüenza