Hace 30 años

La Policía detenía a una pareja melillense como presuntos autores de un delito de parricidio, por la muerte de su bebé de dos meses de edad. La criatura había sido golpeada por su padre de forma reiterada porque le molestaba su llanto.
El periódico ofrecía un reportaje sobre la situación que vivían diez familias melillenses que por falta de una vivienda, habían sido acogidas por Cruz Roja en las instalaciones del antiguo hospital. Las familias, con más de 30 niños a su cargo, se quejaban de las condiciones en las vivían, de las picaduras de insectos que sufrían y pedían que se les diese una vivienda, aunque fuese de alquiler, donde poder trasladarse. La situación se venía alargando desde hacía ya dos años.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas

Melilla llora a José Manuel Calzado

La noticia de su fallecimiento primero, seguida de las innumerables muestras de condolencias que llegaron después, corrieron ayer como la pólvora en Melilla. Se nos