Hace 25 años

Veinte minutos de inestabilidad atmosférica, con una precipitación de 11,2 litros por metro cúbico, convirtieron a Melilla en un auténtico caos provocando la inundación de gran número de calles, el vertido de arena y piedras en el centro y la práctica inoperancia de la Plaza de España, que quedó anegada. Todo ello se debió al mal funcionamiento de la red de alcantarillado y a una falta de previsión de las autoridades a la hora de acondicionarlas y limpiarlas de cara a la llegada de las lluvias.
El periódico anunciaba también el concierto que ofrecería Ricky Martin en la Plaza de Toros en unas horas.
Los participantes en la séptima edición del torneo de baloncesto de Melilla lo calificaban como el mejor de la temporada.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas