El XIV congreso de CPM, o la representacion de un auto sacramental Aberchaniano

EL fin de semana pasado tuvimos una espléndida representación de un auto sacramental calderoniano con motivo del XIV congreso aberchaniano. El problema es que el protagonista no se enteró.

Para instruir un poco a la parroquia voy a exponer unas breves ideas sobre el auto sacramental. Son obras teatrales, sin más, que lo que persiguen es adoctrinar a los parroquianos o feligreses de las bondades expuestas, como episodios bíblicos y misterios de la religión. Desarrolla una psicomanía entre personajes simbólicos: a veces hay personajes irreverentes para contrarrestar los clichés de los auténticos protagonistas. En los autos sacramentales hay una estructura fija: introducción o loa, cantos y bailes o explicaciones programáticas y un final alegórico. Estas piezas teatrales se componían por encargo de las distintas diócesis para loar a sus patronos populares, por lo que los más solicitados eran de tema hagiográfico.

1.- introducción o loa

Es la “primera vez” que hay un congreso que quiere serlo (Gracias Abderrahim Sellam). Los que yo vi (pocos) eran más bien una obra teatral conocida como “ENTREMÉS”. Donde los mosqueteros eran mayoría y siempre ganaba el gallo negro, como ahora.

La estructura y puesta en escena ha sido más cuidada, ha sido como la de un auto sacramental del siglo XVII.

Se inició con el fervorín de banderas flácidas y gritos acompasados. El mantenedor del acto incitaba al regocijo a los presentes que ocupaban el espacio escénico. Después vinieron los sermones laudatorios en directo y en stream. Todos recompensados con fuerte algarabía y aplausos. El clímax escénico ya se había conseguido. Era el momento de la entrada gloriosa del líder condenado y resucitado o ver en directo ‘El extraño caso de Benjamin Button’. Decían las adoratrices de la primera fila: “!Oh, cada día está más guapo y joven¡”. Las mismas que cada mañana tenían que ir al paseo marítimo a recibir instrucciones como cuidadoras del barrio.

Los participantes en este cónclave son un misterio, como la mística de los autos sacramentales. Sor Sibilina manipuladora dijo: Más de 2.300 afiliados de CPM elegirán al presidente del partido el 18 de noviembre. Según dijo el presidente de la mesa del Congreso, Mohamed Mohand, de forma telemática votaron 1.115 afiliados, mientras otros 53 lo hicieron presencialmente en la urna. Hubo de realizarse un recuento pormenorizado que evitase cualquier problema de duplicidad. De hecho, se detectaron 16 papeletas dobles, por lo que fueron retiradas del escrutinio (¿de cuál: del presencial o telemático?). Por lo visto el sistema no era tan perfecto. Supongo que no sería el fallo de las 53 papeletas presenciales, que tienen nombre y apellidos. Es más, algunos enseñaron su papeleta como Rachid Bussian: “Excusatio non petita, accusatio manifesta». Me alegro Rachid que el mamón real se haya retractado, es lo que hacen los cobardes. Espero que Brian de Judea se retracte de su silencio cómplice.

Tras el cotejo de los votos, los resultados fueron los siguientes: 1.122 votos a favor del candidato único, Mustafa Aberchán y 30 en blanco; no hubo ni votos nulos ni en contra. ¡Qué votación tan dirigida! ¡Nadie se equivocó con voto nulo, pero me preocupan los 30 blancos, podían haber sido negros! Total, con el 97,3% de los votos (El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, obtiene el 96% de los votos y se encamina a un sexto mandato) es proclamado presidente de CPM. “Una de las cosas que aportamos es que el presidente de CpM se presenta al Congreso estando condenado”, dixit Águila Negra. Este porcentaje de amor y admiración al líder único me recuerda a viejos tiempos dictatoriales.

Se podría hacer una comparativa con lo que anunció sor Sibilina censora y el resultado. Lo he hecho. No merece la pena pues las cifras no son correctas y no hay militancia, sino que han hecho una lista de inscritos, obligados en su gran mayoría.

2.- Cantos y bailes o explicaciones programáticas

Fue el momento álgido de lo que tendría que haber sido una línea ideológica progresista, pero fue más bien una vuelta al pasado sin esperanza. La ponencia realizada por Emilio Guerra “PONENCIA SOBRE EL DASARROLLO ECONÓMICO DE LA CIUDAD Y LA LABOR TRANSVERSAL DE TODAS LAS ÁREAS DE GOBIERNO CPM”, leída por un disciplinado cachorro sin más aportación que su buena pronunciación.

Aunque pronto los mosqueteros y mosqueteras presentes se aburrieron (querían volver a su casa en las 6 COAS que habían venido) y convirtieron la sala en un entremés. Nadie escuchaba nada. Ellos querían ver al resucitado, al protagonista del auto sacramental de carácter hagiográfico. El público que había sido llevado casi arrastras no estaba allí para monsergas.

Un momento interesante fue cuando Guerra (con la fe del converso) quiso defender a Hassan Mohatar con el tema del agua y lo que hizo fue ahogarlo hasta el punto que después tuvo que salir a reflotarlo Águila Negra. Decía el meritorio: “Hassan va a dar más agua que el PP”. Y la gente se miraba atónita: “Si abro el grifo y no sale”. También hubo una mesa redonda de Dunia, Mohamed y Guerra, que más que una mesa redonda, fue una mesa dislocada y con tema único: regreso al pasado. Los grandes ausentes fueron Hassan (les recuerdo que sigue siendo el secretario de Organización) y Rachid. La cuñadísima fue ignorada. Fatima olvidada. Abderrahim lo pusieron en una mesa como hombre bueno ante una posible controversia. Yonaida haciendo teatro por el proscenio.

Bueno, voy a abreviar para irme al colofón apoteósico del acto.

3.- Un final alegórico

La tercera parte de un auto sacramental es la entronización o glorificación del “santo” al que se le ha compuesto un texto y que han pagado las parroquias respectivas,

Decía más arriba que el objetivo de las dos primeras partes del texto literario es la glorificación del personaje hagiografiado. Este punto es cuando el condenado y redimido aparece en escena con la multitud gritando “presidente, presidente”.

Toma la palabra el glorificado y da un discurso escatológico sin que coincidan los signos de los tiempos que vivimos. Se pasea por el escenario, cual predicador americano. haciendo inflexiones de vox desgarrada y elevándola para que la turba se enaltezca. Mezcla la Revolución Francesa con las Monarquías Absolutas: “Si no hubiera tenido una ilusión renovada no hubiera mantenido el cargo de presidente durante 27 años”.  Esto es lo que dicen todos los absolutistas, es decir, el sacrificio personal que le supone seguir en el cargo. Todo para el pueblo, pero sin el pueblo.  Es el despotismo del XVIII caracterizado por el paternalismo.

En otro momento álgido del discurso quiere defender a sus obedientes consejeros y dice: “A este gobierno (CPM) le parten la cara por escuchar a la gente”. Y se la parten de verdad cuando quieren imponer su ley los depredadores del poder, y usted lo sabe, con su ejército de verrugas. Y si no pagas también te la parten como a su apadrinado.

Siguiendo su apasionado discurso el presbiteriano anacoluto, en un momento desgarrador acusa a las normas democráticas y administrativas de impedir las políticas sociales. Me callo, pero en tres años y medio no ha hecho nada por los más vulnerables. Anunció un plan contra la pobreza y en eso se quedó, en un anuncio, como tantos otros que ha hecho y no se ha realizado ninguno.

Voy a ir terminando, pero es que da para mucho. Su momento estelar cual roquero de lentejuelas fue cuando dijo: Me comprometo a gobernar con los “perdedores” si obtengo mayoría absoluta. Queremos la mayoría absoluta, porque no queremos ganar, queremos que el pueblo gane. Y así construir el sentimiento de fraternidad, montar una verdadera revolución, conquistar la igualdad”.  Su yo es el pueblo. Aquí ya me pierdo. No se si habla como los jacobinos o como Bakunin.

Esta “propuesta” es antidemocrática. La democracia se caracteriza por la alternancia del poder y él elimina este principio básico. El funcionamiento de su partido es el quiere para la CAM. Él quiere ser el poder absoluto con la “magnanimidad” del déspota. Personajes de este tipo ha habido muchos en la historia no democrática. Me recuerda una película de Chaplin, “El gran dictador”, donde el protagonista juega con el globo terráqueo a su antojo.

PD

La participación en este nominado congreso no ha existido. Han sido buscados, obligados. La militancia no existe. Han confeccionado una lista de inscritos por razones maniqueas. Militancia es el que paga sus cuotas.

Se ha confundido voto telemático con telepático. Este acto hagiográfico ha servido para encumbrar al líder, nada más. De este congreso no ha salido la ejecutiva, no ha salido un órgano de control y garantías del partido, una comisión de listas, etc, que contrarreste el poder omnímodo del presidente. Como ven, hay mucho de qué hablar y no como ha hecho el PP y el PSOE de una forma tan simple.

Un comentario

  1. Maravillosa exposición de un acto electoralista presidencialista de un candidato condenado elegido y sus manipulados seguidores. Todo sigue en Melilla con sus asociados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ADVERTENCIA LEGAL: MELILLA HOY no secunda ni corrobora los artículos de opinión ni las manifestaciones expresadas en los comentarios de opinión de la web de este diario y sus respectivas redes sociales, y en consecuencia, no se hace responsable del contenido de los mismos.

Relacionado

Noticias Relacionadas

¿Todavía no eres Premium?

Disfruta de todas
las ventajas de ser
Premium por 1€