El curso 2022-2023 en Melilla contará con más de 22.000 alumnos

Los grupos más numerosos se dan en Educación Primaria, con unos 7.750 estudiantes y en Secundaria, con cerca de 5.000 y el menor el Bachillerato a distancia, con 105

El director provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEyFP) en Melilla, Juan Ángel Berbel, ha informado que la previsión de cara al curso que arranca la próxima semana, a falta de cerrar el periodo extraordinario, va a estar por encima de los 22.000 estudiantes en las diferentes enseñanzas. En una entrevista en Popular Televisión, Juan Ángel Berbel ha detallado que serían unos 925 alumnos en el tramo de 0-2 años, este primer ciclo los gestiona directamente la Consejería de Educación; mientras que en segundo ciclo se espera en torno a unos 3.135 alumnos; en Educación Primaria la estimación que hace Berbel es de 7.750 alumnos; y la previsión para Secundaria es de cerca de 5.000 alumnos.

En cuanto a Bachillerato, Berbel ha avanzado que se ha dado un repunte de la matriculación con lo que la cifra estaría sobre los 1.527 alumnos; el Bachillerato a distancia que oferta el ‘Leopoldo Queipo’ serían 105 alumnos y en los diversos ciclos de Formación Profesional (FP), las previsiones del MEyFP están sobre los 500 alumnos para los Ciclos Formativo de Grado Básico; 750 alumnos en Grado Medio; en Grado Medio a distancia hay 60 solicitudes; y en Grado Superior unas 720 plazas a las que se unen las 175 del Grado Superior a distancia.
Una cifra a la que se suma los 119 alumnos de Educación Especial y los melillenses que cursan enseñanzas en Conservatorio Profesional de Música que cuenta con una horquilla de matriculación que está entre unos 350-400 alumnos más los de Escuela Oficial de Idiomas que son en unos 850-900 alumnos.
También están los que cursan estudios en Enseñanza de Adultos, que se secuencian en dos cuatrimestres y, donde, aproximadamente, se matriculan 800-850 personas en cada uno de ambos cuatrimestres.

La ciudad contará con un 15% más de profesores que prepandemia

Berbel ha explicado que para atender a una población estudiantil de más de 22.000 alumnos, que en el caso de Melilla implica más del 25 % de la población total, el MEyFP tiene destinados 1.613 cupos, lo que supone 213 más que en época de prepandemia. “Tenemos en contratación de recursos humanos para atender al alumnado un 15% más de docentes que en la situación previa a la pandemia”, ha explicado
De hecho, Berbel ha explicado que el pasado curso el cupo no fue derivado por motivos de Covid, sino para hacer desdoble en las distintas etapas y poder disminuir la ratio en los distintos tramos educativos. Llegados a este punto, el director provincial ha informado que en el curso 2021-2022 la ratio en Educación Infantil estaba en 24,09 alumnos por aula y en este curso va a estar en 23 o 23,5 alumnos.
En Educación Primaria se cerró el pasado curso con 26 alumnos por aula, por lo que “prácticamente en los centros públicos nos vamos acomodar a lo que viene en la orden que es de 25 por clase”, ha aseverado. En Educación Secundaria la ratio está en 27’08 alumnos/aula, mientras que en Bachillerato la ratio el año pasado fue de 23,3 estudiantes mientras que este curso rondará los 24-25 alumnos por clase, frente al Bachillerato nocturno donde la capacidad es de hasta 80 por clase y donde la ratio está en 38,75 alumnos.

“Las obras del nuevo centro educativo de Gabriel de Morales se encuentran en el remate final”

Juan Ángel Berbel ha anunciado que las obras del nuevo centro educativo de Gabriel de Morales se encuentran en el remate final. “La idea de la empresa constructora es acabar este semestre”, ha señalado. En la misma entrevista, el máximo responsable del MEyFP en Melilla informó que ya se está gestionando el contrato de suministro de eficiencia energética con una empresa eléctrica para pasar de la luz de obra a luz convencional, al tiempo que la Ciudad Autónoma está actuando a nivel de acometida a pie de calle. “Administrativamente podemos llevarnos, si ya tuviéramos la licencia de primera ocupación, en Semana Santa, la licencia administrativa que conlleva la puesta en marcha de un edificio público”, ha avanzado. En este sentido, Berbel prevé que la mudanza, que se haría de forma consensuada con el equipo directivo del centro, podría materializarse aprovechando un periodo vacacional extenso o bien después de Semana Santa si estuviera ya todo el mobiliario, dado que también se ha solicitado ya el mobiliario y equipamiento básico. “La idea es tener todo operativo para diciembre-enero con la premisa de que, si también tenemos la licencia de ocupación, que nos la tiene que facilitar la Consejería de Infraestructura y Urbanismo, hacer la mudanza lo antes posible”, ha relatado. Eso sí, ha apuntado que, en todo caso, si todo va según lo previsto, el centro estaría operativo para el curso 2023-2024.

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas