Dos años de Gobierno sin regeneración, sin cambio ni ilusión y sumido en el caos

José Megías Aznar

En estos días se cumplirán dos años del “Gobierno del cambio”. Más que cambio ha sido un cambiazo, quítate que me ponga yo. Se siguen cometiendo las mismas barbaridades, nada más que aumentadas. Es un gobierno sin disciplina mental, no saben nada de administración y se piensan que todo el monte es orégano o trigo para el panadero deslenguado que piensa que todo el mundo se mueve por el interés comercial, como él. Han sido incapaces de presentar un programa de gobierno y sí han consolidado el reino de taifas entre ellos. Cada uno va por sus ocurrencias disparatadas.

Es muy triste decir esto para uno que los ha votado y tenía puestas muchas expectativas en que Melilla, su gobierno, fuera de todos los melillenses. No ha sido así como voy a analizar a continuación.

Las diferencias abismales de desconfianza entre ellos han llegado a un extremo preocupante. Algunos ni se hablan entre ellos y se ponen zancadillas.

El presidente solitario no ha sabido hacer un grupo de gobierno cohesionado, porque si lo hubiera intentado le habrían cortado la cabeza (como quiere sor Merengue), porque él sabe que tiene los pies de barro y por eso actúa como reina madre. No sé qué interés oculto tiene para seguir en el poder. Nadie lo escucha ni le habla. El presidente no tiene a nadie que le escriba. Su jefa de prensa sigue ausente (pronto cumplirá los nueve meses de baja), por las razones que sean, sin ejercer su oficio. Los cargos de confianza tienen que estar en su lugar de trabajo por el que cobran.

Los tres representantes de Ciudadanos del primer gobierno (antes de la sentencia del Supremo), están en vía judicial, cada uno con sus propios argumentos. Al grito de “sálvese quien pueda”. Los políticos serios no le echan la culpa los funcionarios como ha hecho el presidente en sede judicial. Su intervención fue penosa y sin altura intelectual.

El grupo de 7 más uno está muy perdido en su improvisación en dar titulares ficticios. Cada uno va por libre. Fátima Kaddur anunció un centro de mayores espléndido; nunca más se supo. Se presupuesta un nuevo campo de futbol y a los 15 días hablan de remodelación para que se lucren algunos con la formación. Las subvenciones deportivas se han aumentado, lo contrario de lo que se decía en la oposición; es más, se han aumentado para mayor gloria del consejero y sus amiguitos. Cada vez se dan más subvenciones nominativas para alimentar el clientelismo. Presupuestan 3.500.000 euros para la Autoridad Portuaria para que regeneren las playas (sin ser nuestra competencia) y al final han trasladado arena de un sitio a otro en la misma playa. Tenemos problemas de abastecimiento de agua como en los años 80. Las fuentes de “Aberchán” no funcionan. El acerado de la ciudad está de pena y aplican soluciones Testuti como en la Plaza de España. Bochornoso. La ausencia de limpieza es contaminante para el medioambiente. En la gestión de la auditoria a la estación marítima le ha salido el tiro por la culata; si estos hechos son confirmados por el Ministerio, como parece, tendrá que dimitir el responsable o los responsables. Lamentable.

La “política de empleo” dirigida por la sombra negra y alargada del ciprés y  su polluelo amenazante están llevando a Melilla a un callejón sin salida y a punto de convertirse en un polvorín en la Cañada de Hidum. Todos quieren lo que tiene el otro y no hay trigo para todos los pesebristas. El problema es que se juega con las necesidades humanas de una forma gratuita. Obsérvese la clientela en la antesala del despacho del consejero Mohatar y los que esperan casi a diario en las puertas de las dependencias de Infraestructuras al consejero Bussián. Para ellos es una crematística serendipia. De cero a mucho. Pero volverán a ser unos don nadie.

Son seguidores de una disciplina impuesta por las armas, como ocurrió con la invasión árabe en los pueblos libres amaziges. Desde ese momento se rigen por creencias y no por la razón. Desconocen su acervo cultural e historia y no han hecho nada por reivindicar su glorioso pasado. 

Todos los políticos y funcionarios serviles son responsables de lo que está pasando. Después no digan en los juzgados, como el presidente, que no se enteraban de nada.

Con respecto a la “banda” de los cuatro, profundizaré otro día. Decir tan solo que son tan simples que se piensan que son la “prima donna” de la política local y no llegan ni a apuntadores de una ópera bufa, por lo mal que hablan los unos de los otros.

PD

Las razones por las que la diputada González no tiene cargo, aún, es porque el PSOE no quiere otra consejera en el Gobierno para mantener su estatus de 4-3-1; si aceptara sería 5-3-1. En el grupo de CPM existe recelo sobre la nueva diputada. La acusan de que después de 20 años alejada del partido ahora quiere todo, pues pasaría a ser la consejera de Distritos… y el actual consejero sería vice consejero. Es decir. en dos años tres consejeros en el área estrella de CPM. Si alguien lo entiende, que me lo explique.

Accede a todas las noticias completas y a nuestro contenido exclusivo suscribiéndote a Melilla Hoy Premium.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Relacionado

Noticias Relacionadas